Páginas vistas en total

lunes, 23 de septiembre de 2013

ANGELITOS RUBIOS

Ya somos felices. Esto dijo doña Angy cuando le contaron cómo había quedado la cosa, otros cuatro años de felicidad para Alemania y a los demás que les vayan dando…y vinieron los hombre de negro y nos dieron, nos dieron más dinero para la banca, (dinero que cómo siempre, pagará el pueblo llano) nos endurecen los recortes y abucheamos al Wert, pero por lo demás “la vida sigue igual”. Mientras tanto, aquella mujer, se suicida por una deuda de novecientos Euros…la otra tiene más suerte y con la ayuda de los de siempre, consigue que por hoy, no la tiren de su casa, a ella y a su hija, mientras tanto, en aquel lejano país, el hambre ataca el centro comercial y toma rehenes, aquí creo que vamos a tener que hacer algo parecido con los que pretenden que la sanidad sea artículo de lujo, pero que se puede esperar de estos mandados, ellos no saben lo que tienen que hacer, por eso, tienen que seguir al pie de la letra, lo que les mandan los que guardan los Euros, (a mí, me gustaba más lo de “las pelas”). Que dice la Cospe, que lo mejor que le podía pasar al país, es que a Rato, le hayan dado el empleo, lo que le da Botín, no tenemos que dárselo nosotros, pero yo me pregunto ¿Cuándo un señor deja su poltrona y encuentra un curro, medio bien pagado, sigue cobrando del chollo, o se lo paralizan hasta que le dure el otro? ¡No! no espero respuesta, soy Pepa, pero no me he caído del “Guindo”. Al parecer los sanitarios de no sé dónde, están recogiendo firmas, quieren recoger un millón, al parecer, en el Congreso, se han quedado sin papel higiénico y con la crisis que hay…cómo estará el asunto de la sanidad pública, que su majestad, ha decidido ir a operarse a cualquier chiringuito por ahí antes que pasar por las manos de los novatos, que no han sido jubilados por “viejos” eso nos lo deja para los españolitos de a pie. Mientras tanto, sigue la peste en las calles de Alicante, recoger las basuras es caro y limpiar los contenedores y asear el sitio donde están ubicados, más caro todavía, el viernes por la noche, cenaron “los niños” delante de “la frutería” enfrente de casa y allí se quedó la basura y aún están allí las latas de cerveza, también se dejaron un patinete y algo de ropa (que alguien seguramente aprovechó) pues fue lo único que desapareció al momento. Y es que en las calles, no está prohibido el botellón y si lo está, nadie se entera. Don Miguel, a sus ochenta y tres años, no está para andar mucho por la calle, pero si además, los conductores no respetan los pasos de peatones, las bicicletas ruedan a toda pastilla por encima de las aceras y a contra dirección y puedan llamar imbécil al pobre anciano, sin la ayuda de otros viandantes, que llamaron por su nombre al ofensivo ciclista, el bueno de don Miguel, sigue pensando que así no vale la pena seguir viviendo.pepaherrero. P.S. ¿quién será el listo, que coloca los bancos junto a los contenedores de basuras. (Le gustará a él venir a sentarse un rato y aspirar lo que a él le gusta?).

No hay comentarios:

Publicar un comentario