Páginas vistas en total

viernes, 20 de septiembre de 2013

PEQUEÑAS HISTORIAS

LEO Y SIMBA: En aquella selva, el rey se llamaba Simba. Simba llegó al poder, cuando su padre fue muerto por un cazador llegado del reino de Botsuana. Por otros con más conocimiento de idiomas, también llamado botswana, que aunque con fama por sus elefantes, también los leones, pasan allí largas temporadas. El rey Leo, padre de Simba, era lo que se dice un señor león, respetuoso con su pueblo, amante de las princesas de su manada y empeñado en ser un buen gobernante. La frontera entre el reino de Leo y Botsuana, se perdía en las riberas de aquel río y era mejor no crúzalo ni en un sentido ni en el otro, pero aquella cierva herida, no lo pensó dos veces y cruzó la frontera quizá pensando que en Botsuana, la seguridad social, la podría atender mejor. Y el rey, no paro en su porfía, por llevar un buen entrecot de cierva a su familia. Al parecer aquellos despistados cazadores de elefantes, no eran muy expertos y no debían de saber leer el botsuano, pues en todos los árboles del bosque, los carteles rezaban en varios idiomas, “prohibido cazar leones reyes”. Si se confió Leo, o si por el contrario y aun sabiendo lo que decían los carteles, ellos dispararon con mala milk, nunca se supo, pero el cuerpo de Leo, fue devorado por los patos salvajes de Botsuana, que cómo todo el mundo sabe, son aparte de los políticos, el principal depredador del reino, luego, cuando Simba tomó las riendas del poder, hizo una incursión matapatos de Botsuana y allí se acabó la especie. (Aunque ahora, parece ser, que se ha vuelto a ver algún ejemplar en la balsa del tío Sam. Si Leo fue un gran rey, Simba aún lo superó con creces. A edad muy joven, contrajo nupcias con aquella princesa y pronto empezaron a tener descendencia, pero la muerte de su padre, lo cogió desprevenido y lo hizo pensar, que a él aquello, no le tenía que pasar, en cuanto su heredero (o heredera) cumpla la edad, él compartirá todo su saber y el gobierno del reino, serán dos reyes en uno sólo, así llegado el momento, podrá dejar el reino en manos de su heredero y él podrá retirarse a lo más hondo de la selva y allí esperar su día meditando y tal vez si los dioses de los leones lo iluminan, hasta haciendo saber a las nuevas generaciones, cómo hacer para que las cosas vayan mejor. ENKHA-MAO: Hoy en el poblado todos están contentos, el viejo Enkha-Mao le ha pedido a su nieto Chi-Nitho que se prepare para llevarlo al bosque, es costumbre en esta zona, que al llegar a cierta edad y después de haber nombrado a su sucesor, el jefe del poblado, sea llevado a lo más hondo de la selva, donde servirá de comida a los lobos y a los buitres. Después de celebrada la gran fiesta, al amanecer Chi-Nitho se cargó a la espalda a su abuelo y escuchando las historias que ya le había contado otras veces, siendo él más niño, luego cuando ya estaban muy adentro de la selva, su abuelo, le hizo jurar que seguiría con la tradición y también le contaría a su nieto viejas historias y llegada la hora de su muerte, lo traería también al bosque, para que el alma de los lobos y de los buitres, se alimentaran de él. Cuando muchos años más tarde, el nieto de Chi-Nitho lo trajo a cumplir la tradición, encontró el capazo en el que su abuelo, había traído al suyo, si en mi país se hubieran seguido las tradiciones, seguramente viviríamos algo mejor.pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario