Páginas vistas en total

jueves, 19 de septiembre de 2013

EL PENSAMIENTO

Aunque no es lo normal, a veces el español se para a pensar y aunque luego la jaqueca no lo abandona en mucho tiempo, el español que además de listo es porfiado, hace fuerza, mucha fuerza, hasta que el último de sus pensamientos, sale a la luz del día. Cómo el día, es claro y diáfano, el españolito madrugador, se da cuenta de que si no hubiera madrugado lo suficiente, cómo para tener tiempo de pensar, no se hubiera dado cuenta de lo que en la calle acontece. Y es así, señores míos que se da cuenta el españolito de a pie, que el país, no marcha todo lo bien que él quisiera, a pesar de las buenas intenciones que nuestros insignes dirigentes de unas facciones y otras, ponen para conseguir el mejor funcionamiento de cara al pueblo llano. Cuando un dirigente habla, sus palmeros, todos a una repiten el estribillo, pero a la hora de sacar conclusiones, sólo se encuentra paja, el grano ha desaparecido. Decía un señor político del partido mandante, que su señora abuela, sólo cobra una pensión de cuatrocientos Euros. Y se ufanaba el buen hombre de que su abuela tenía más que suficiente para seguir subsistiendo…señor senador (o lo que sea) tenga usted la bondad de desglosar la forma en que su digna abuela gasta la gran paga que nuestro gobierno, ha tenido a bien asignarle, seguramente, una pléyade de ancianos le estará eternamente agradecida y hasta es posible, que por el saber de su abuela un día tenga usted una calle céntrica con su nombre, (aunque los que vengan después, se la quiten y le pongan el nombre de otro insigne personaje de otro partido). Yo veo que se está moviendo el asunto de los corruptos, cada día veo a otros diferentes, ir a presentarse delante de nosequejuez, tal vez ellos estén muy preocupados, tal vez, tengan la osadía de decir que ese Juez está probablemente prevaricando (y hasta es posible que tengan razón). De lo que no he oído hablar, es de que a ninguno de estos presuntos, lo hayan invitado a devolver el dinero que han robado, antes siquiera de empezar un proceso judicial contra ellos y mientras tanto y para que vayan haciendo memoria, los tengan trabajando en tierras gallegas, limpiando montes y repoblándolos, para que los pobres pirómanos, no se queden sin trabajo. Los contratos de trabajo cómo aprendices hasta los treinta años, en mi pueblo han pasado de moda, allí los niños aprendieron un oficio. O bien directamente de un maestro (que los explotó), pero aprendieron, o bien en la escuela de artes y oficios de la época, de donde por conciertos con las empresas, iban a terminar de aprender sus oficios en las fábricas a pie de cadena de trabajo, pero esto pasó a la historia y ahora cuando salen de hacer formación profesional, no tienen ni idea de para qué sirve lo que han estudiado. Nunca se debería perder el vínculo estudio-trabajo en las empresas con el fin de que el estudio, se compagine con el trabajo real. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario