Páginas vistas en total

martes, 17 de abril de 2012

ENTRE LA FAKLAND Y LAS MALVINAS

Cuentan los cronistas de la época, que en el año mil setecientos cuarenta, en una noche de vino y mujeres isleñas, los jefes del reino de Nolt y del reino británico, aburridos de hacer sus ejercicios espirituales, se enfrascaron en una terrible partida de parcheisse y como no tenían nada que jugarse, pues eso…se jugaron las islas Malvinas, contra las islas Fakland. Eran tan buenos jugadores, que pensaron en cambiar de juego y jugarse el todo por el todo al juego de la Oca. Mientras tanto, acechando desde la oscuridad, unos piojosos entes, mitad hombres y mitad sardina, llegaron de la Argentina. Mientras los dos rivales parcheisseros estudiaban las nuevas tácticas del juego, los acechantes argentinos babeantes, se fueron situando cada uno en una de las islas Malvinas y cuando los litigantes británicos y Nolteros, se dieron cuenta, las islas estaban a rebosar de unas cosas que se llamaban Kelpers (algas) allí se quedaron y de allí nadie los ha podido echar, aunque desde la llamada guerra de las Malvinas, los británicos, dieron la nacionalidad británica a aquellos Kelpers y ahora dicen que tururú, que sean argentinos los que no hayan tenido tino. Por allí cerca de Nolt, también les pasó eso a unos a los que llamaban, españilos…españales…o algo así, también se metieron con los de la gran…Bretaña y así les lució el sol en Gibraltar. Hace muchos, muchos años, en tiempos del General Francisco Tranco (otros le conocían como claudillo) pero aquel tenía un par de…aviones a reacción (si no mal recuerdo, se llamaban los hermanos Peralta) a los que un buen día Don Francisco, mandó a tomar Gibraltar por la fuerza, los llanitos, que así se llamaban aquellos espeñoles (o espeñiles…o no me acuerdo) se cerraron a cal y canto y tiraron a la calle a los que allí iban a trabajar, pobres los del campo de Algeciras y sus alrededores, ¡cuanta hambre tuvieron que pasar! Y gracias que a Don Francisco, se le ocurrió aquello del plan de trabajo para todos, pero ni aun así. Hoy, como la María Cristina, al parecer, no tiene pelotas para hacer frente a los de las islas fakland, se viene a tocarnos nuestras pelotas (pues se ha enterado, que a primeros del dos mil trece, nos las van a quitar). Por lo visto esta vieja y viuda de Kirchner ha tomado la decisión de luchar contra los de la Britis con nuestras pelotas. ¡Ah! Pero esto no es así y aunque ahora no la podamos atender, por qué todos nuestros agentes están ocupados, si nos llama de nuevo antes de cincuenta años, ya le contestaremos como Dios manda, por que Nolt es nuestro reino y a María Cristina, la encontré en la calle, sola, fané y descangallada…pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario