Páginas vistas en total

jueves, 19 de abril de 2012

LLEVANDO LA PEREGRINA A ORIHUELA

Hoy día de la Peregrina, nos espera Belén Estevan, con los nervios a flor de piel nos hemos dirigido hasta su casa, Belén está paseando a su perrito (su hijo) Salam, Salam es un perro de buenos modos, aunque se aprovecha todo lo que puede de su ama Belén, por lo que ella está encantada y Salam, más todavía. No habían pasado cinco minutos, cuando Salam nos descubrió y tirando de la correa, hizo saber a su ama que sus amigos, la estaban esperando. Belén ha dejado al perro en su casa, no sin antes escuchar a Salam que con cuatro ladridos bien dados, le dijo a su “mamá” lo que pensaba de este viaje, a Belén hasta le pareció que le nombraba a su querida madre, pero el perrito, no consiguió nada más, nos subimos los tres al coche y evitando a los romeros que regresaban de la Santa Faz, nos dirigimos a coger la autovía camino de Orihuelica del señor, la mañana era una mañana típica de finales de abril, un sol que nos obligaba a poner el aire acondicionado en el coche y un aire que amenazaba con poner a algún romero en lo alto del hotel Bali. Sin prisas, pero sin pausas el camino se nos fue abriendo, las nubes, se fueron cerrando, el tráfico era intenso, pero como no teníamos prisa, el viaje transcurrió feliz y tranquilo, al llegar a Orihuela, nos encontramos con la sorpresa de unas rotondas que mi marido no conocía de sus antiguos viajes por aquellos lares, pero la entrada al centro, seguía siendo la misma de antes, rodeamos el teatro circo, pasamos por los antiguos juzgados, dimos la vuelta a otra mini-rotonda desconocida para mi marido y una puerta corredera se abrió a la llamada de Belén Estevan, metimos el coche en el aparcamiento de la casa madre de las Carmelitas y estas salieron a recibirnos, como si hubiéramos sido importantes personajes. Después de comer con la hermana Visitación, estuvimos visitando toda la casa, incluida la capilla, donde la hermana Visitación, nos mostró una bonita imagen de la virgen de Salzillo. Cuando pensábamos que se nos hacía la triste hora de la vuelta, como por encanto, salieron otras cuatro hermanas, para convencernos de que deberíamos ir a ver la exposición de un artista-artesano-artistazo, que lo mismo pinta un cuadro, que borda un mantón de Manila, que hace figuras de miniatura de los pasos de semana santa, con un arte, que da gusto ver los rostros de las figuras hechas en terracota, o las cartas en miniatura de unos jugadores, en uno de los grupos de mini-imágenes, o tal vez esos tapices, entre los que encontramos uno con la imagen de su hijo con cinco años (hoy ya persona adulta) el artista, se queja de no ser valorado en su pueblo y Belén Estevan, toda amor, ya le ha ofrecido hacer una exposición en el colegio de enfermería, yo por mi parte, le he ofrecido la Asociación de Artistas Alicantinos y todos los medios con los que cuenta, el buen hombre, estaba tan emocionado, que ha besado a la hermana Visitación, para agradecerle que le haya llevado a tan importantes personas. (No ha habido forma de convencerlo, de que yo soy la última mona de la asociación y de que quien a la asociación viene, es recibido con los honores de una persona importante para todos nosotros. Espero verlo muy pronto y verlo convertido en un nuevo socio.pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario