Páginas vistas en total

martes, 10 de abril de 2012

ENTRE LA LUCHA Y LA MUERTE (TEO)

Aunque es ley de vida, ella se llama muerte y cuando llama a nuestra puerta, todos salimos a abrirle, sería tan fácil cerrar a cal y canto nuestra casa y no dejarla pasar…pero Teo era curioso, no quería dejar sola a su mujer, pero aquella otra lo llamaba, ya hace un año, lo quiso visitar en su casa y él le cerró la puerta. Yo no sé lo que ella le diría, pero sólo ha podido esperar un año más o menos, cuando hemos llegado a la asociación, donde él tenía un puesto de privilegio (y siempre lo tendrá) hemos vistos rostros llenos de lágrimas, Elena, se lo ha tomado especialmente mal y toda la tarde ha estado sentada en las escaleras en las que Teo, también se sentó alguna que otra vez, alegaba que estaba cansado, pero lo suyo, era pegar la hebra con Jaime Iborra, con Fragar, con Sebastián y con el divino Estela, cuando vimos venir a Teo después de superar su enfermedad, todos nos alegramos, hoy Teo está en otra dimensión y mientras una pobre viuda llora su soledad, pero no está sola, todos estamos con ella, todos la arropamos y queremos ser un poco ella, su pena también nos embarga a nosotros. Ayúdanos Teo y allí en la dimensión en la que ahora estás, ve preparándonos el terreno para llevar hasta allí nuestra obra, tú serás mañana nuestro guía y por siempre jamás nuestro maestro, descansa Teo, ya para siempre en nuestra memoria y hasta el día del juicio final, que nos ayudarás a tener un buen puesto, entre los artistas invitados. Lolita, no llores tú llanto me llega al alma y sé que a Teo, le gustaba más tú sonrisa que una sola de tus lágrimas, Fragar, tú no lo consientas, por vuestra amistad con Teo, por el cariño que os tenía y para ayudar a Chana, tenéis que ser fuertes y servir de apoyo y amparo a esa mujer que además de haberse quedado sola, hoy más que nunca necesitará de vuestra fuerza y cariño. Chana: cuando un amigo se va…quedan otros mil amigos, que te pueden ayudar a llorar al que has perdido. Hoy viendo tu dolor, todos nos sentimos más pequeños, nos gustaría entrar en tú corazón y llevarte un poco de consuelo, pero será tú Teo, quien desde donde está sabrá darte fuerzas para verte luchar y triunfar ante la adversidad de haber perdido, a quien ha sido tú muleta durante toda la vida. Descanse en paz Teodoro Muñoz de quien todos nos hemos sentido queridos. Réquiem aeternam dona eis Domine. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario