Páginas vistas en total

sábado, 28 de abril de 2012

¿TE ACUERDAS DE YOYA?

Parece que fue ayer y la verdad es que aun no hace tanto tiempo, hoy saliendo del mercado central me he encontrado con la amiga que hice estos días atrás, es YOYA me dije cuando la vi, ella al momento me reconoció ¡tú eres pepaherrero! ¿Verdad? Si claro y tú eres Yoya, el otro día escribí de ti, si leí lo que habías escrito y aunque en parte me gustó, me hubiera gustado conocerte antes y haberte contado las cosas que en ese caserón me ocurrieron y si me lo permites y tienes tiempo, te lo voy a contar ahora. En los ojos de Yoya leí algo que me hizo estremecer y aunque tenía un poco de prisa, (en estos días vamos un poco estresados con el cambio de sede de la asociación de artistas alicantinos) pero Yoya es una persona, que no deja indiferente a nadie, llamé por teléfono a mi marido y le dije que se fuera para la asociación y le conté lo que pasaba. La jovencita, encendió un cigarrillo, nada más sentarnos en la terraza de aquel bar de Alfonso el Sabio, yo miraba asombrada el desparpajo de la casi- niña- ya- mujer, ella se sonrió y su sonrisa sabía a miel, sus ojos eran cual llama oculta y al abrirlos te deslumbraban.-Pepa, de que estoy enamorada de Alfredo, no creo que queden dudas, tú fuiste testigo (por así decirlo) de nuestra primera noche de amor, pero tengo muchas cosas que necesito contarte y sé qué tú me vas a entender. Cuando el fantasma de Isabel se nos manifestó y nos habló, al principio yo no conseguía entenderla y fue Alfredo quien me hizo respirar más despacio y escucharla con más atención. Nada es más difícil de escuchar, que la voz de un fantasma, pero al final pudimos entender lo que Isabel trataba de decirnos. Nos habló de que antes de llegar ella a la casa, había un fantasma endemoniado (al parecer, por haber echo un pacto con el demonio) el fantasma, estaba seguro de que nunca podría abandonar el caserón. Al parecer durante toda su vida, había sido un virtuoso del violín, pero también fue una persona irrespetuosa y no le importó llevar una vida de libertino. Durante su vida, escribió doscientas obras para violín y guitarra. Nació de familia modesta y su padre lo llegó a maltratar para que aprendiera a tocar el violín, cosa que ya hacía a los siete años, poco a poco fue sacando al violín las notas más escondidas, las personas que fueron a sus conciertos, no llegaban a creer que alguien, fuera capaz de hacer sonar así aquel instrumento, sin tener algún pacto con el diablo, al joven artista, le pareció bien la idea y él mismo le dio forma, haciendo creer que su técnica, era cosa del diablo. Isabel, dijo, que durante las noches de verano, el artista hacía llorar a su violín y ella le escuchaba embelesada, mientras los cimientos del viejo caserón, se estremecían al sonido de aquella música, casi divina. Fue admirado por grandes maestros de la música, Franz Liszt, Sergei Rachmaninof o Johannes Brams. Nació en Génova en mil setecientos ochenta y dos y murió en Niza en mil ochocientos cuarenta, llevó por nombre Niccoló Paganini y por sus tratos con el diablo, no le quisieron dar sepultura en cementerio Cristiano y por eso se refugió en la vieja casona donde lo encontró Isabel y donde esta le contó esta historia a mi nueva amiga Yoya.pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario