Páginas vistas en total

domingo, 20 de octubre de 2013

EL CABALLO Y EL CALÉ

(Fábula del acervo popular) Cuando llegó el calé Botines y encontró a su compadre mirando a su caballo con cara de pocos amigos, cogiéndolo por el hombro, le dijo ¡no te preocupes compare, que toó tiene solución! Y aunque para sus adentros hizo un gesto que decía, “veremos quien arregla esto”, puso cara de alegría y empezó a cantar…era yo un gitano señorito…después de haber repasado por todas las partes al jamelgo, le dijo a su compadre, ¡no te preocupes gachó, esto ya está vendido, con esa planta que tié…! Mañana nos iremos a la feria y lo único que haremos es dejar que lo vean, cuando ya lo hayan visto y lo quieran comprar, tú has cómo si te estuvieran ofendiendo… Lustraron a aquel pobre caballo, brillaba cómo unas botas nuevas y las riendas, no las has visto más guapas en toda tú vida. Cuando llegaron a la feria, no fueron de los primeros, más bien ya era un poco tarde, muchos tratos ya se habían hecho, las gentes del pueblo recorrían las paradas y criticaban la pinta de todos los animales… …¿pero gachó, cómo traes ese penco a la feria?. El gitano Montiro, se apartó un poco de donde estaban la mayoría de los caballos. Un hombre de mediana edad, que al parecer, no era muy ducho en el trato de aquellas bestias, se acercó y le preguntó a Montiro. ¿cuche usté buen hombre, es mú caro ese caballo? A lo que Montiro, le dijo que no estaba en venta, pero que si quisiera venderlo, él sería la persona al que se lo vendería. ¿Y que tié er animal pá ser tan gueno…? Este bicho sabe hacer de toó, corre cómo er viento, luego en casa sabe hacer de toó, limpia, friega la casa que la tié cómo los chorros del oro y de bien mandao, no le digo a usté ná, sin que nadie lo mande, va al campo y se trae la paja de yo no sé dónde, pero la trae baratísima. El paisano estaba con la boca abierta, no era capaz de asimilar, que aquel caballo fuera capaz de hacer tantas cosas y tan bien hechas, cuando acertó a pasar por allí un conocido del gitano Montiro, hombre Botines…cuanto bueno por aquí, ¿Qué haces? Botines, sin hacer caso a su amigo, se fue derecho al caballo, ¡qué cosa más guapa!, ¿es de usté señor? Preguntó al hombre interesado en el caballo, el hombre dijo que no, que estaba de tratos con el gitano Montiro, pero que ya tenía casi pensado el quedárselo. Botines se quedó pensando, cómo si en ello le fuera la vida, pues mire usté, si le compra el caballo y se lo piensa, yo estoy dispuesto a pagar por él cuatro mil reales más de los que usted pague, le dio un apretón de manos en prueba de que la operación estaba hecha. Varios días después el paisano fue a buscar al gitano Montiro y le preguntó por su amigo Botines…¿Botines? ¡hay que pena más grande, ayer mismo lo enterramos, un coche lo atropelló!...bueno mire usted, es que el caballo que usted me vendió, no es capaz de correr porque está cojo, de la casa no sabe hacer nada de nada y lo solté para que fuera a buscar su paja y casi no lo puedo encontrar, a lo que el gitano le dijo muy cargado de razón. Pué mire compare, todo lo que yo le dije der caballo es la pura verdá, pero si usté no lo sabe manejar, le aconsejo que no vaya contando por ahí, esas cosas tan feas de él, o le va a costar un hue..so poder vender al animalico. Y recuerde que siempre siempre, España va bien. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario