Páginas vistas en total

miércoles, 2 de octubre de 2013

O PARE, O REVIENTA

Cuando a doña Sonia le dieron los resultados, no sabía los resultados que iba a tener, a don Fabra se le abrieron las carnes y fue tan grande su satisfacción, que a punto estuvo de pedirle a la doña, que le dejara ser el padrino del niño, pero cómo en política hay que ser muy remiraos, se tuvo que aguantar las ganas y sólo le preguntó si iba a dejar las cortes, por lo que ella muy suave y muy suya, haciéndole un corte de mangas, le dijo que tararí que te vi. A los alicantinos, nos han dejado cerca del furgón de cola a la hora de los presupuestos, pero cómo estamos acostumbrados, si los polítiquillos nos dejan, ya les demostraremos (cómo siempre hemos hecho) de lo que somos capaces en la provincia. Quizá les sirva el recuerdo de aquellos tiempos del pan con hambre, cuando entre los pueblos de Elda y Elche, levantamos la economía del país llegando a ser los primeros exportadores de España. Si algo nos ha subyugado, no son nuestras ganas de trabajar, sino los chupasangres que hemos tenido a los mandos de nuestra nave, que han sido además de corruptos, ineptos y así, cualquiera. Pero hoy quería hablar de otra cosa. Ayer se inauguró en la sede de los Artistas Alicantinos, el salón de otoño y si bien y cómo siempre, los socios de esta asociación, estuvieron a la altura que nos tienen acostumbrados, no pasó lo mismo con los politiquillos, que se ve que tienen mucho trabajo y estas minucias, las dejan para las subalternas, que son las que se encargan de hacer una labor digna para sí, pero que por muy altas que lleguen ellas, los que deberían representar cotas más altas y que luego vendrán en mejores momentos (para ellos) y tal vez esperen que nos hayamos olvidado del olvido en el que nos han tenido (y nos tienen) es bonito decir lo que sienten los políticos por el arte o por cualquier otra manifestación cultural, pero la verdad es que piensan que con la limosna que dan, piensan que ya tenemos la obligación de decirles el “si Buana” de rigor. Por lo tanto y nombrándome juez y jurado, califico con un diez, a los que allí estuvieron y a los que tuvieron cosas más importantes que hacer…ojalá que les vaya bonito, los políticos pasarán y el arte y la cultura seguirán estando mientras el mundo gire y gire. Pepaherrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario