Páginas vistas en total

viernes, 22 de julio de 2011

JUANA FRANCES-PABLO SERRANO

Una noche, me dijo Don Ramón Fernández Palmeral (tienes que buscar, que cuando vean tu pintura, no necesiten ver tu firma) y yo le creo. Pero Don Ramón, usted me tiene que perdonar, no soy capaz de pensar dos días seguidos en lo mismo. Si ayer estaba regresando de Granada, hoy no sé donde ubicarme al llegar a casa de para mí, un delicioso viaje, que se perdió en el tiempo, quisiera seguir recordando viejas historias y algún día el tiempo, puede que me lleve a revivirlas, hoy, no sé dónde poner mi firma. Por eso pienso, que yo nunca podre llegar a ser artista y ni siquiera veré abrirse para mí, la puerta de entrada al recuerdo de los más modestos y humildes artistas, lo cual lo único que haría sería reportarme problemas a mí y a mi tonto rubor que no consiente que me pueda expresar en público.

Una mañana de domingo, le propuse a mi marido, ir a conocer algo mejor el casco del barrio antiguo. Cogió la pequeña cámara digital y pronto estuvimos haciendo deporte calle arriba, calle abajo (más arriba que abajo) calle Toledo...Ermita de San Roque...La ereta...Museo de las aguas, bajando por en medio de las obras, que en el barrio se realizan, no perdimos ocasión de hacer veinte fotos de la cara del "Moro." En la raya divisoria entre el barrio y la mar, un carguero de grandes dimensiones, nos hizo mirar hacia bajo, llamando nuestra atención Santa María y el recién inaugurado MACA (Museo de Arte Contemporáneo de Alicante.) Fotos a Santa María y visita al MACA donde se nos ofrecieron artistas contemporáneos (sobre todo de la zona) y entre ellos, DOÑA JUANA FRANCÉS. Siempre he respetado a quien ha sido capaz de tener y de lucir la fama, como en su día hizo Doña Juana. Aquí no era necesaria su firma, su arte habló por ella. Lo triste fue que a nuestro lado, un socarrón Andaluz, moreno de sol y andamios, a su familia le daba consejos. Aquí, yo le hubiera puesto más cemento. El ladrillo del nueve para aquí, se queda grande. Ese enchufe está mal puesto. !Si yo tengo a esta señora en mí cuadrilla, te aseguro Antonia que la enseño a construir! Antonia todo era tirar de su marido y mirar hacia nosotros (nos hacían gracia sus comentarios) al final consiguió llevarse a su marido y nosotros pudimos ver a modo, lo que nos quedaba que ver. Mis respetos a DOÑA JUANA FRANCES Y A SU MARIDO DON PABLO SERRANO.
pepa herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario