Páginas vistas en total

jueves, 29 de septiembre de 2011

EL MAESTRO...Y EL BRINDIS

Cuando el maestro en la plaza, recibe al morlaco a puerta gayola, le está diciendo a la afición, prestad atención chavales, que a este lo domino yo. Que tronío y que solera, como lleva al toro a su terreno y tras la larga cambiada, como se adorna el maestro con la larga afarolada. Y así por lo bajini le dijo al maestro Picasso...Bueno, yo sí que oí lo que le dijo y además fue muy gracioso aquel...No se preocupe, que ya se le parecerá y yo desde la última fila, aplaudía al maestro a rabiar, como me gusta oírle las cosas que yo no me atrevo a decir. Cierto es (o yo así lo entiendo) que muchas personas hablan por boca de críticos (que a veces lo son solamente por dinero) pero no son capaces de mantener un criterio propio a veces sobre temas importantes de la vida y exponen los criterios de otros, aun a riesgo de quedar por "papagayos" o loros de repetición. Mi condición de mujer, me coarta para enfrentarme con esas personas que tratan de mantenerla y "no enmendalla" a mí, me gustaría ser como "El maestro" y poder llamar a cada cosa por su nombre, no es suficiente lograr la fama a cualquier precio, la fama se gana por méritos propios y no por hacer un drama de tu vida, o por conseguir que alguien relacionado, quiera subirte en el "ranking."

Y así va desgranando la hora de su conferencia, que a unos, les ha sabido a poco y a otros nos ha llenado de alegría, sólo por lo bien que pone los puntos sobre las íes. Y así poco a poco, le fue dando fin, a los cinco reales que costó el festín...Y eso que en el precio, no entraba aquella fotografía, donde el Cardenal, pintaba al óleo a sus dos acólitos que al parecer, trataban de arrimar la nariz a aquella secreta habitación, donde con mucho arte y mucho esmero, guardaba "El maestro" su gran secreto político-emocional de sus años jóvenes (pobre maniquí) que mal papel hiciste. Entre la broma y la cultura de un hombre que sin presumir de nada, sin haber tenido grandes maestros, es capaz de despertar los aplausos de toda la asamblea reunida para escucharle, para ese escripintor que después de muchos años, volvió a coger los pinceles y ser ejemplo de lucha y de trabajo, mi consideración más distinguida, FELICIDADES DON CARLOS.
pepa herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario