Páginas vistas en total

jueves, 24 de mayo de 2012

¿SE HUNDE LA JUSTICIA?

Hoy, como todos los jueves, para llegar a mi estudio, hemos tenido que buscar un sitio donde aparcar en la calle de los Doscientos, y después de dejar el coche y haber pagado la “hora” que aunque en otras ciudades de la provincia ya la han quitado, aquí todavía hay que rascarse el bolsillo “primero por circular y luego por aparcar” pues bien. Al levantar la cabeza, vemos con gran sorpresa, que la justicia se ha venido a bajo. No, no es nada interior, esto ha sido exterior y de gran peligro, para el viandante, una parte de la cornisa del palacio de justicia, se ha desprendido, cayendo sobre una zona, donde los vecinos, suelen sacar a pasear a sus mascotas. (Ojalá, no haya pasado nada) algunas veces al pasar por allí hemos visto al personal de mantenimiento vigilando las paredes de la vieja cárcel. ¿Se temían algo de esto? ¿O sólo eran controles rutinarios? Sea lo que sea, tal vez la crisis nos esté afectando hasta estos límites y no quede dinero para mantener la seguridad de la justicia. ¿Pero es sólo la justicia? Si la memoria no me falla, era el día treinta de Abril de este año, cuando la cámara de comercio, también se vino a bajo (Bueno, pido otra vez perdón. Quise decir, la cornisa de…) ¿que es lo que nos está pasando? ¿Es seguro andar por las aceras de Alicante, o por precaución debemos salir a la calle provistos de un paraguas, para evitar que el polvo de un derrumbe de estos, nos llene el vestido de polvo? La verdad es que con tantas florecillas, por todo Alicante, si un alud se nos lleva por delante, ni se notará, pero si además los técnicos revisaran esas viejas cornisas, tal vez sería mejor, no sea que al final nos veamos como Don Carlos Dívar. Don Carlos Dívar, al parecer (Y por el momento) presidente del consejo del poder judicial (Pido perdón, por no escribir las primeras letras con mayúsculas, pero este ordenador, debe de tener algún problema) al parecer el buen señor, alarga sus jornadas laborales yéndose a hacer horas extras a Marbella. Mientras un taimado vocal del citado consejo, se dedica a denunciar al bueno de Don Carlos, consiguiendo que el negocio, como siempre, se parta por la mitad, estando los unos a favor del uno y los otros, a favor del otro. Esto me recuerda la historia de un golpe de estado, en el que los generales se ponían de acuerdo y se repartían por mitades entre los golpistas y los no golpistas y ganaran los que ganaran, tenían el acuerdo, de perdonar a los vencidos, fueran los que fueran. Yo como de justicia no entiendo y de consejos al poder judicial no le puedo dar ninguno, creo que lo mejor sería que si la mujer del cesar no lo parece…pero doctores tiene la iglesia y quien juega con fuego…pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario