Páginas vistas en total

jueves, 14 de junio de 2012

NÓMADAS...

Cuando los rigores del invierno dejaban sitio a los suaves amaneceres, el pueblo “esturriado” y perdido por el bosque de las llanuras manchegas, de nuevo se reunían y enjaezando las bestias y las carretas, se preparaban para hacer el largo camino que les separaba de aquel pueblo de la provincia de Alicante, “la millor terra del mon” el pueblo se llama Monforte del Cid y en la pedanía de Orito, se celebra la Romería de San Pascual Bailón, allí los romeros tienen la bolsa repleta y en sus promesas al santo, además de hacer la subida de la cuesta de rodillas, durante el camino van sembrando de donativos a los que mejores sitios cojamos y a los que más pena demos. Y a la orden del patriarca, dieciséis carretas, dieciséis familias y sus “dejaos” (personas que por sus impedimentos físicos, eran dejados a las familias, para que a cambio del transporte y por una comisión los pusieran a la orilla del camino, para así ver incrementadas sus limosnas) la comitiva se pone en marcha, son casi cuarenta días los que van a tardar en llegar, sentirán placer, misterioso y profundo, en recorrer los caminos del mundo y aunque sus destinos errantes no tendrán fronteras, si que a veces se las tendrán que ver con los “payos” (guardia civil) que les pondrán pegas para poder acampar en según que sitios, el patriarca, conocedor de todas aquellas tierras, procurará siempre que las acampadas se realicen en el termino municipal de pueblos pequeños o de lejanas ciudades, con el fin, de si son molestados por los guardias rurales, con cambiar de termino municipal, siempre están a cubierto. Ya se acerca la fecha, hace tres días que acampan en el termino municipal de Aspe, (en la orilla derecha del río Tarafa) una pareja de guardias rurales, les obligan a levantar el campamento y atravesando el termino municipal de Novelda, vuelven a levantar su campamento en el termino de Monforte, (en la orilla izquierda del rio Vinalopó) al parecer ha habido mucho trasiego de nómadas en la zona y son los guardias de Monforte, los que los vienen a molestar y de nuevo, por lo que se ven obligados a cambiar de nuevo, bajan siguiendo el cauce del río y llegando donde se unen el río Tarafa y el Vinalopó se quedan en la orilla izquierda del río Tarafa, mañana levantarán de nuevo el campamento y cogerán el camino de San Pascual, a donde llegarán a tiempo, para el sorteo de los puestos a las orillas del camino. Eran las siete de la mañana, casi no había amanecido, los perros ladraban como si hubieran visto llegar a la guardia civil, dos disparos sonaron rompiendo la calma matutina, gritos de mujeres carreras de niños desnudos, cuatro guardias a caballo, con las porras en las manos, hicieron que el campamento quedara asolado en unos momentos, mientras las mujeres y los niños corrían camino de Elche, el patriarca y el Justino se dirigían hacia donde los guardias les increpaban, cuatro carabinas les apuntaron, uno de los guardias desmontó y dirigiéndose a los dos hombres, los cacheó de arriba a bajo, las manos en alto y a andar delante de nosotros, a las diez, llegaron a Novelda, a las doce los pusieron en libertad y estaban advertidos que si volvían a pasar en la ida o en la vuelta, les iba a quedar muy mal recuerdo de aquella romería y de Alicante. Sepadés señor Bretón/ que de poniente a Levante/ es sin disputa alicante/la millor terra del mon//// Mientras que vos embozado/ por las mañanas de enero/ a la orilla del brasero/ os da un dolor de costado/ yo, me voy desabrochado, / desde el muelle al malecón/ que es sin duda Alicante,/ la millor terra del mon. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario