Páginas vistas en total

miércoles, 20 de junio de 2012

SUEÑO PERDIDO "TABARCA"

Cuando Carla conoció a Fran. Le habló de un viejo proyecto suyo, Fran, tal vez por seguir la corriente a Carla, tal vez por amor…o tal vez por su vena aventurera, le pareció que no debían demorar la puesta en marcha de la idea, prepararon la tienda de campaña, hicieron acopio de agua mineral, llenaron las mochilas de las más variadas conservas y a la hora de la salida, estaban esperando a la Kontiki en el puerto de Alicante, cuando llegaron la gente se arremolinaba delante del barco, los excursionistas, aprovechaban los días de las fiestas de San Juan y convertían la isla en un romántico observatorio, desde donde poder ver los fuegos artificiales y el ambiente festivo de la capital. Eran apenas pasadas las once de la mañana y el barco que los llevaría a visitar la isla, ya estaba atravesando la salida del puerto, apenas dentro de una hora, Carla, estaría viviendo un sueño hecho realidad. Desde que era niña, soñaba allá en Madrid, que un día volvería a la tierra que la vio nacer, siempre había oído contar a su abuelo, que toda su familia procedía de aquella isla plana y Carla soñó desde niña con la isla y sus alrededores, como si también ella hubiera nacido allí. El paseo era obligatorio, lo primero que fueron a conocer, es la ciudad (categoría dada por S.M. Carlos III corriendo el año de nuestro señor de mil setecientos setenta y nueve, con motivo del asentamiento de los habitantes de la antigua isla tunecina de Tabarka que bajo la bandera de la república de Génova el bey de Túnez había llevado casi al estado de esclavitud) al cruzar el istmo dejando a un lado la playa y al otro el puerto, sus dos calles, cortadas por otras transversales, decían en voz muy baja, el desamparo al que desde su construcción estaban sufriendo, los muros hablaban de desidia y de pobreza, ninguno de sus gobernantes se preocupó del mantenimiento de aquel poblado marinero con categoría de ciudad. Los privilegios y exenciones, al poco tiempo fueron derogados y al pueblo tabarquino, lo único que le llegó fue hambre y desamparo. El turismo, ese invento al que al parecer algo se le tiene que agradecer y el buen yantar de la isla, están consiguiendo hacer que el ánimo surja de nuevo para los pocos habitantes que aun quedan, hoy existen varios barcos que hacen la travesía desde varios puertos cercanos a la isla, pero si hace unos pocos años querías visitarla, sólo podías, o tener tú propio barco, o pedir a algún pescador, que previo pago de cantidad estipulada, te quisiera llevar (cosa que no siempre se conseguía). Terminaron de hacer la visita y pronto se dedicaron a recorrer todas las islas, l´Escull Roig, l´Escull Negre, la Sabata, la Cantera y Cap del Moro, la Galera y la Nao. Esa noche, descubrieron aquella cueva, que les iba a servir de hotel y que después supieron que se trataba del Llop Marí y hasta les contaron que en otros tiempos les había servido de refugio a los piratas berberiscos, de los que hasta llegaron a pensar, que habían encontrado varias señales. ¿Habrían dejado el plano de algún tesoro?. Se arrullaron y se amaron en aquella cueva, las estrellas, cambiaron de sitio con vertiginosas carreras, sólo por ver a los amantes, la luna les sonrió y entendió su amor, Carla y Fran, bañaron sus agotados cuerpos y mirando los fuegos artificiales en la noche de San Pedro, se durmieron cuerpo contra cuerpo, labio contra labio…es tan maravilloso amar…pepaherrero

1 comentario:

  1. Me ha encantado , yo también un día soñé con la Isla de Tabarca, estando en Alicante. Pero al final no fui con la persona que tenia proyectado. Hoy he vuelto a revivir aquel sueño, que tal vez un día se vuelva a hacer realidad. Casualmente aquella persona tambiñen se llamaba pepa. Gracias .
    Manuel (Aldebaran)

    ResponderEliminar