Páginas vistas en total

lunes, 13 de agosto de 2012

LA MULTIPLICACIÓN

Creced y multiplicaos. Como los panes y los peces. Como los chinos. Como los errores de merchandising en Mercadona todos los días. Hoy le toca el turno a las bandejas de tomates para ensalada, en la góndola el cartel, anuncia con todo descaro, gran rebaja antes a uno veinticinco, ahora a ochenta y cinco. Pero la mentira es gorda y cuando llegas a la línea de caja y “casi” sin darse cuenta, la señorita cajera, te los cobra al precio que marcan a uno con veinticinco y tú, alma de buena fe que los pagas al desorbitante precio que te han dicho, cuando llegas a tú casa, te encuentras con que los has pagado al precio antiguo. Si haces la multiplicación de cuarenta céntimos, por tantas bandejas, como vende Mercadona en sus tiendas, verás que la cosa es de muchos Euros, pero que nadie se va a preocupar, por que en realidad la cosa no tiene importancia, (ellos creen, que para el que los compra). Para ellos representa una pequeña fortuna todos los días y como no hay nadie que se preocupe de estas tonterías, (incluidos los clientes, que les cuesta menos pagar, que protestar). Me alegro que a estos señores, les vaya bien el negocio, me alegro que sean los que más beneficios recogen al cabo del año, pero como no son trigo limpio y están despojando de sus dineros a sus mismos clientes, no les importará que yo, desde mí humilde blog, cada unos cuantos días, dé a conocer a mis lectores (y si algún día tengo suerte y me llega a leer alguien de la defensa del usuario…) pero por si no, yo iré guardando las fotos y los justificantes del pago, para que nadie pueda decirme, que lo hago por despecho. Mí despecho, no se queda a las puertas de Mercadona, mí despecho llega hasta allí donde tienen la obligación de cuidar del buen orden del funcionamiento del país. No de dejar que unos puedan robar a manos llenas y a otros como dijo el señor de Marinaleda, lo puedan meter en la cárcel, por robar un “pocho” de paso me gustaría ponerme en contacto con él y preguntarle, quien es su abogado, que tan bien le aconseja, el caso es que mientras unos se conforman con una paga social de muchos Euros, los otros se forran con unos salarios, de los que nadie es capaz de sacarle su cuantía y a otros les dejan meter las manos impunemente en el bolsillo de todas las comunidades, otros están pasando hambre y los grandes almacenes, en vez de ofrecer los productos a punto de caducar, a personas que los puedan necesitar, prefieren hacer que sus empleados los destruyan y el que tenga hambre, que coma m….pepaherrero. ¡ah! En unos días, otra chorisada de en la estantería un precio y en la caja otro. Va por ustedes. p.s. A las cinco de la tarde, mí marido ha ido a Mercadona a comprase huevos (que al parecer, no tenía) y se ha encontrado con más sorpresas, ¡ya! Ya os contaré. Pero al parecer, esta mañana, Mercadona, cogida en falta como María Magdalena ejerciendo su oficio, después de dejar ver sus vergüenzas, ha cogido el camino más fácil, HA QUITADO EL CARTEL DE ANTES A UNO VEINTICINCO. La vida sigue igual, pero sin engaños de descuentos, sin ofertas ni a cero ochenta y cinco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario