Páginas vistas en total

jueves, 30 de agosto de 2012

NOCHE DE TORMENTA

Terminando el mes de agosto, cuando las cabañuelas de vuelta más se dejan ver, cuando nos hacen las predicciones de lo que van a tener los agricultores en el próximo año, llegó la noche cerrada y la lluvia con su llave, se encargó de abrirla, los relámpagos encendieron las antorchas de la noche de verano, los truenos despidieron las fiestas de las urbanizaciones y los turistas, empezaron a apretar los embalajes en sus coches. Parecía que la lluvia iba a ser de las que hacen época, pero nadie pensaba en ninguna gota fría, en las cadenas de televisión, los partes se diferenciaban bien poco, unos de otros. Por el sureste se esperan nubes que traerán lluvias ocasionales, por el norte y suroeste, las temperaturas volverán a subir, pero para el fin de semana, por el sureste, volverá de nuevo el calor, que nos acompañará durante toda la semana próxima. Luis y Nere, tenían preparado el coche, el próximo sábado, saldrían hacia los Pirineos, donde estarían perdidos hasta mediados de septiembre. Antes de salir, irán a visitar a la madre de Nere, que desde hace unos días no termina de encontrarse bien del todo, el Toyota, aunque cargado con los trastos que llevará a los Pirineos, no tiene problema para llevar a la pareja hasta donde vive la madre de Nere, con el coche llegan hasta el lugar donde lo van a aparcar, Avenida de Isabel Fernández, en la urbanización, la madre vive en el quinto piso, hasta donde llegan en el ascensor. Nere, le está dando las últimas instrucciones a su madre, se ha asegurado de que se lo deja todo a mano y que en caso de alguna duda, llamará a su hermana Irene, que vive a sólo dos manzanas de allí y en un minuto y en caso de necesidad, estaría haciéndole compañía. Cuando Luis se asoma por el balcón, ve que los jugadores de tenis, de la urbanización, han dejado de jugar y se han refugiado en la zona de los soportales, la lluvia está cayendo con fuerza, las nubes han oscurecido la tarde y rayos y truenos son la única música que se escucha, cuando los golpes a las pelotas de tenis se han callado. La cosa tiene mal aspecto, cada vez está más negra la tarde, parece que el granizo cae cada vez con más intensidad, ha debido de haber algún atasco y los bomberos hacen sonar sus sirenas, tratando de hacer despejar las calles a los pocos automovilistas, que aun permanecen circulando. Han recibido una llamada urgente, al parecer, la rambla de Fontcalent, se ha desbordado y baja arrastrando animales muertos y hasta troncos de grandes árboles, al parecer el agua está haciendo daño en las paredes de los edificios levantados dentro del cauce de la rambla, Luis se ha dado cuenta, de que el nivel del agua está subiendo de manera alarmante y decide bajar a llevar el coche a zona más segura, con prudencia y muy despacio, va sacando el coche de la zona inundada, ha estado a punto de entrar el agua en el habitáculo, pero gracias a Dios, ya está a salvo. No vio como la fuerza del agua arrastró a su vehículo, no vio como desde lo alto de un piso le hacían señales, le avisaron como pudieron, pero allí estaba escrito su destino, cuando apareció el coche, Luis ya llevaba tres horas muerto al volante del mismo, trató de abrir la puerta del coche, pero la fuerza del agua lo impidió, cuidado con esta zona, que puede resultar muy peligrosa. Pepaherrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario