Páginas vistas en total

miércoles, 31 de julio de 2013

HABLA PUEBLO, HABLA

En las tierras del Sur, allí donde se acaba la piel de toro, donde un día nació La Pepa hace unos cuantos años, hoy ha hablado el pueblo y no ha tenido pelos en la lengua, en todo caso, lágrimas en los ojos, pero desde su poltrona, la Teófila, se ha tenido que morder la lengua y al morder, su sabor, no era precisamente a chicle de fresa, era más bien el sabor amargo de una lección de ciudadanía, de la que estábamos necesitados desde hace mucho tiempo. Una joven mujer, le exponía sus penas a la alcaldesa, mientras ella disfrutaba de su mullido sillón--.Tú, tú que estás en ese sillón y ya no te acuerdas de que quien en él te sentó fuimos nosotros, tú que te crees que estamos aquí para servirte, te equivocas, te equivocas una y mil veces, ante Dios y ante los hombres. Tú trabajas para mí, yo te conseguí el trabajo. En sus ojos brillaban las perlas de sus lágrimas, en su corazón el pensamiento de su pequeña niña, a la que si no trabajaba, no podría dar de comer…y en frente, la mirada cansada, ajada y aburrida, de una mujer asentada en lo alto del poder. No sólo no la escuchó, hizo mofa de ella, pero desde lo alto, una luz alumbró a la madre y le dijo que su hija, no iba a pasar hambre, sólo pedía una licencia, para poder vender en aquel mercadillo, los cuatro domingos del mes, pero aquí de miserias nada, quien no tenga para comer, que lo robe como hago yo. “Xoxo” no llores, qué tu madre te dará lo que necesites y si para eso tengo que robar, yo robaré por ti, porque yo sí que tengo, lo que a otras les falta…vergüenza para ganarlo y dos manos que aunque cansadas de trabajar desde que nacieron, pueden seguir demostrando, que si la política, no tiene dignidad, el pueblo trabajador, sí que la tiene. Dejó de hablar la mujer, se acabó el pleno y entre risas y chascarrillos y por la puerta trasera, salieron los gerifaltes…ya arreglaré yo a esa…!mira que pedir para eso…! Y cada uno en su coche, todos fueron desfilando, todos se fueron riendo y el pueblo, se quedó llorando. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario