Páginas vistas en total

viernes, 26 de julio de 2013

NI DEL CÓMO, NI DEL POR QUÉ

Nos tienen hasta el mismísimo cerebro de repetir lo mismo, las horas pasan y pasarán los días, luego en lo lejos de los años, nos acordaremos de aquel accidente ocurrido en Galicia, la víspera de Santiago Apóstol y hoy día de Santa Ana (madre de la virgen santísima) sólo nos queda volver a escuchar lo mismo una y mil veces. Pero nos gustaría hacernos algunas preguntas, aunque nunca vayan a tener respuesta. ¿Por qué aquel tren, viajaba a casi doscientos kilómetros por hora en un tramo, donde la velocidad máxima era de ochenta por hora?. ¿Por qué el conductor dijo: voy a ciento noventa por hora? ¿Presumió de la proeza conseguida?, ¿o por el contrario fue una llamada de terror, por no poder conseguir controlar aquella máquina infernal, lanzada a toda velocidad? ¿ Ya han tomado declaración al hombre? ¿O esperan a que se pasen los plazos? ¿Sólo hay un responsable, o también es responsable la empresa que consintió aquella curva, imposible de tomar a la velocidad de los nuevos tiempos? ¿Se han guardado los restos del maldito tren como es debido, o dentro de unos meses, se darán cuenta, que por negligencia, esos restos no pueden contar parte de la historia de lo que allí pasó?¿Por qué puede circular un tren de alta velocidad, por donde no hay seguridad de alta velocidad? ¿Esto no es una gestión nefasta del Ministerio de Fomento, o esto es lo natural?. Nosotros pobres españolitos que vemos la tele, no entendemos de responsabilidades de los responsables de esta soberana chapuza, pero alguien, si qué debía de estar dando explicaciones científicas del cómo y del por qué. Creo que existe un gran paralelismo, entre este hecho luctuoso y el accidente del día tres de Julio del año dos mil seis en Valencia y que al parecer, de nuevo se está sacando a la luz, (por obra del espíritu santo) sólo que en aquel la cosa siendo grave, no lo fue tanto como lo ha sido este, pero…si entonces nadie admitió culpa y sólo fueron culpables los damnificados, ¿qué se supone, que debemos esperar de este?. …Y así, una y mil veces, nadie dimitirá seguramente, estas son cosas que pasan, nadie va a dejar de ganarse el sueldo por estos “accidentes” los de RENFE, seguirán en sus renferías, de los demás ni hablar y de los otros, veremos apretar las clavijas, hasta donde más daño puedan hacer, pero de solucionar, nada de nada. ¿Por qué?, ¿por qué?, ¿por qué?. ¡!PADRE PERDONALOS, QUE SI SABEN LO QUE SE HACEN!!.pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario