Páginas vistas en total

lunes, 6 de febrero de 2012

ORGULLO...Y PASIÓN

Cada día y porque me gusta, os martirizo con mís historias, os tengo que agradecer a todos mis amigos, las muestras de cariño que me estáis dando, yo no me las merezco, porque la pasión por lo que escribo, me compensa de todo, pero vosotros que me guardáis la atención, vosotros que a veces me reñís por qué no escribo, o en cualquier ocasión me dais un abrazo, vosotros sí que merecéis mi respeto y mí cariño. Este es mi beso de amor y de cariño para todos. ORGULLO…Y PASIÓN: Cada día me hago la misma composición de lugar y cada día no la cumplo. Una historia diferente cada día para no cansar a nadie, pero la mujer propone y la Asociación dispone. Hoy pensaba en escribir sobre…pero no es posible, hemos tenido junta general ordinaria y de lo pensado nada ASOCIACIÓN. Cuando Don Carlos aún con música de teléfonos de fondo ha empezado a leer su disertación a propósito de la junta, en los medios ya se notaba el clamor de la afición, Don Juan Antonio Poblador, con su verbo pausado y elegante, nos ha pedido silencio y que apagáramos los móviles, creo que era la señal que todos esperábamos, un silencio sepulcral se hizo en la sala y a partir de allí, se vio subir la emoción, tanto en la asamblea, como en la junta directiva, Don Carlos desgranaba su perorata y el resto de los mortales, le seguíamos como si estuviera retrasmitiendo el Madrid –Barcelona, pero con más atención, nos habló del reglamento de la Asociación, nos hablaron de la nueva sede, se sometió a votación, la decisión de la Junta y se nos hizo saber que todos habían firmado en la consecución del local, y que entre todos, ponían el trabajo realizado a la voluntad de la junta. A la pregunta de están todos conformes, no contestó nadie. ¡Bueno vamos a formular la pregunta al contrario! ¡Escuchad bien sordos! ¿Alguien está en contra? Un silencio como el que sólo se puede escuchar, al sonar el clarín del miedo, en la fiesta de los toros, siguió a la segunda pregunta. Nadie, ni una sola voz se escuchó poner la más mínima pega y es que todas las manos estaban sudando, esperando el momento de poder aplaudir a rabiar a todos los directivos de aquella junta, que nos están llevando a un mundo de ilusión, donde nunca han llegado la inmensa mayoría de las asociaciones que en el mundo han sido. Se aplaudió a la junta, a la separada y hasta aquella viejecita que vino a preguntar, si se admitían artistas nonagenarias y que quisieron hacer socia de honor. Después de contar todas las alegrías que tenían para darnos, nos hicieron la otra confidencia…Serán dos inauguraciones y esto que quede en secreto, la exposición inaugural, correrá a cargo del Maestro Saorín…No pudo seguir el Maestro Bermejo, los aplausos de la asamblea, llegaron hasta la estación de bomberos, que a punto estuvieron de salir corriendo, a ver qué pasaba en la asociación. Mí pobre y gastado corazón, no está para esas emociones, pero con la punta de mí pañuelo, limpié aquella lágrima furtiva, y me comenté al oído…Que grande que eres Pepeta. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario