Páginas vistas en total

martes, 21 de febrero de 2012

Quizás un ciego no lo vea, pero nosotros allí en la segunda fila, en el patio de butacas, teníamos tan cerca a los actores, que si no hubiésemos sabido, que se trataba de una obra puesta en escena, bajo una buena dirección, hubiéramos pensado que en el abrazo final, ambos dos protagonistas se hubieran manchado sus ropajes, con aquellas traidoras lágrimas, que al final descubrieron, que los actores no eran tan buenos. Como si de una corrida de toros (un poco tardía) se tratara, a las siete en punto de la tarde, el presidente (Don Juan Antonio Poblador) mandó salir a las cuadrillas y a la cabeza de las mismas, los primeros espadas, de azul y oro, el maestro poblador, se lució en el mano a mano al que le había retado su eterno rival “Er niño de los Bermejos” la respuesta der niño no se hizo esperar y componiendo todos los recursos de su gran escuela, dio cumplida respuesta a la faena del maestro Poblador. Al final, los dos salieron a saludar en los medios y con el aplauso de la afición, se dieron el abrazo de cariño y de respeto, que unió a los dos personajes, en un solo ente de cariño y comprensión, en un entenderse sólo con la mirada y en la frase final que el maestro Bermejo, le dedicó a su oponente. Poblador, si tú me dices ven…Lo dejo todo. Volvieron a sonar los aplausos y después de cortar orejas y rabos, los dos figuras, repitieron el abrazo, a petición de los “chicos de la prensa”. Llegaron luego los comentarios, las preguntas amistosas, las bromas y las ganas de decir alguna tontería, de las que sólo se dicen, cuando la gente, se encuentra a gusto en algún sitio. Y es que empezar a disfrutar de una reunión a las siete y querer cerrar la sesión a las ocho de la tarde, ¡Hombre no! ¡Eso no se hace! Y todos queríamos más, como, cuando, que haremos…Y como es él…Y que haremos en nuestro tiempo libre y los protagonistas, disfrutando y poniéndonos los dientes largos…Ya casi, está enlucido…Y tendrá unas puertas…SOÑAR, SOÑAR Y SOÑAR, estos días es todo nuestro trabajo, mientras los maestros, se dejan la vida en la lucha, aunque luego, esa sonrisa picarona que les sale por la parte derecha de la comisura de los labios, es testigo, de que aunque se lo están currando, disfrutan como enanos, así que FELICIDADES a la nueva junta directiva, (que es la vieja) y para el bien de la ASOCIACIÓN DE ARTISTAS ALICANTINOS no os canséis ninguno, que los diez valéis vuestro peso en oro, (menos mi Jaime Iborra, que pongamos que lo vale en plata. Pepaherrero bueno lo he pensado mejor, él también en oro

No hay comentarios:

Publicar un comentario