Páginas vistas en total

martes, 14 de febrero de 2012

...QUIEN ERA AQUEL LEGIONARIO 2ª PARTE Y FIN

Cuando Marcial la conoció, no habían cruzado ni una sola palabra, ella era occidental, pero vestía de forma árabe, el encontronazo consiguió que Marta y lo que llevaba en brazos, fueran a caer en medio de la calzada. Antes de que ella se pudiera recuperar del susto, ya estaba en pie ayudada por los fuertes brazos de aquel soldado, ya tenía recogido todo lo que había caído de sus brazos y el hombre, con una dulzura imposible de atribuirse a aquel personaje, tomaba de la cintura a la joven, evitando que de nuevo volviera a caer al suelo, por el dolor que sintió al apoyar su pie, cerca de donde se encontraban, estaba el hospital donde Marcial fue curado de sus heridas y allí se encaminó con la cojeante mujer, quien con lágrimas en los ojos, agradeció al hombre su gentileza. Ya han pasado cinco meses, Marcial y Marta, son pareja y aunque a él le hubiera gustado formalizar una familia, Marta le indicó que no era posible, era separada y su marido, como él era militar no consentiría darle el divorcio y además era un hombre muy duro y muy celoso. Marcial ha sido llamado, a la jefatura, donde le han dicho, que tiene que dejar de vivir con Marta, ya que su todavía marido, ha denunciado el hecho, Marcial sabe que no, él no va a dejar nunca a Marta, en realidad es a la única persona que ha querido en su vida y no piensa renunciar a ella, por lo que ha pedido su baja en aquel grupo armado. Después de dos años y medio viviendo a salto de mata y siempre perseguidos por los celos del ex marido, han tenido un encuentro muy duro, un militar de alta graduación, se ha presentado en su casa y ha querido obligar a Marta a irse con él, Marta, se ha negado en redondo y aquel cobarde malnacido, echando mano de su pistola, a abofeteado a Marta y encañonando a Marcial, le ha amenazado y le ha dicho que se lleva a Marta, pero que si le vuelve a ver, le pegará un tiro. Al hacer Marta un movimiento brusco, para zafarse de la mano de aquel hombre, él ha disparado su arma y una bala asesina, ha derribado a la indefensa mujer, Marcial con un salto que cualquier tigre le hubiera envidiado, hizo presa en el cuello del cobarde, su cuello crujió como rama de árbol seco, sus cervicales dejaron un hueco, por donde se le fue la vida Llevó el cuerpo de Marta hasta el hospital, donde lo único que hicieron fue certificar su muerte, cuando la policía militar trató de detener a Marcial, lo único que consiguieron fue llevarse unos buenos golpes, pero todos lo pudieron contar y hablaron de los ojos inyectados de sangre, de aquella fiera que de ninguna manera fueron capaces de dominar, cuando quisieron dar la alarma, desde aquel avión carguero, Marcial veía desaparecer las heladas montaña de aquel país al que nunca volvería. Destrozado por la muerte de aquella buena persona a la que llegó a amar, con todas sus fuerzas y pensando que sería buscado por todos los rincones del mundo, la vida lo condujo hasta Ronda. La noticia apareció escueta en los periódicos…”Doscientos veinte hombres, parten hacia Líbano, para reemplazar a otro grupo que ha terminado su misión…” Y entre ellos, el Legionario Marcial. Allí destacó entre todos sus compañeros, por su valor y su heroísmo. De él ya no se volvió a saber, pero…Toda la gente decía…Quien era aquel legionario…pepaherrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario