Páginas vistas en total

miércoles, 15 de febrero de 2012

UN RECUERDO PARA XIMET

Eran casi las doce, Ximet hacía tanto tiempo que no veía a Pepa, que cuando su madre lo trajo hasta su casa, no pudo aguantar la tentación de ir a ver a su amiga, (casi siempre tenía algo para darle): buenos días señora soy el hombre del tiempo y vengo a darle las noticias del día, a cambio, sólo quiero noticias de su gorrión, de Roco y Mary-Pili y sobre todo, de esa nueva amiga que tiene usted que se llama Luna, cuando Ximet terminó de decir su perorata, Pepa y el niño, se abrazaron, en un abrazo que parecía no iba a tener fin, ¡Pepa,! ¿Que haces que cada día estás más guapa? ¡Ximet cariño! ¿Cómo estás? Después de muchos abrazos y besos, ya empezaron a mirarse los dos amigos y lo primero que hizo el niño, fue preguntar que donde estaba su marido. Ha salido un momento a hacer unas fotocopias y a tomar un café en “Las Brujas” viene enseguida ¿Y tú como vas con la catifa? Pues mira Pepa, aunque tú no te lo creas, estoy hecho un gran piloto, ya no tiene secretos para mí el volar en ella, ¿Te acuerdas del día que Roco tiró y tiró de aquel hilo y casi nos damos el gran morrón? Bueno ahora, eso ya no me puede pasar, desde que Mohammed me dio todas las instrucciones, antes de volverse a su país, puedo decir cantando eso de…Me siento segurooo. Cuando entró el marido de Pepa y se encontró con la visita, se le saltaron las lágrimas de la alegría y casi deja sin respiración a Ximet…No te pases grandullón, no te da vergüenza apretar así a un hombre…Que va a pensar la gente…El marido de Pepa, no se recuperaba de la emoción y Ximet a la vista del drama que estaba creando “el abuelo” le dijo, ¡venga Balfrido, vamos a buscar a todos los amigos, que después de comer, nos vamos todos de excursión en mi catifa y así probamos el nuevo aire acondicionado que le han puesto…Bueno, la verdad es que no es aire, es un climatizador último modelo. Se asomaron por el balcón de la terraza, para ver si encontraban al gorrión, pero no estaba por allí, así que aprovecharon que Pepa estaba haciendo la comida y se fueron a buscar por todo el barrio. A la primera que vieron, fue a Luna, Luna es la cosa más fea, que haya parido madre canina, tiene un cuerpo grandísimo y una cabeza de ratita presumida ¡Dios de los perros! ¿Cómo fuiste capaz de hacer esa cosa? ¡eh! Espera un momento, que dentro de ese envase tan feo, se esconde un ángel perruno y que además, tiene verdadera devoción por el marido de Pepa y nada más verlo, en su idioma, que Ximet cree entender, le dice cosas tan bonitas a su amigo, que sólo por la expresión del animal, ya se le entiende todo, así que Ximet, no va a ser menos y ya tiene una nueva amiga. FIN DE LA 1ª PARTE DE 2

No hay comentarios:

Publicar un comentario