Páginas vistas en total

miércoles, 22 de febrero de 2012

SABÍA USTED...SABES TÚ...

Hoy los tiempos han cambiado que es una barbaridad, la gasolina que antes estaba a 0,--hoy ya nos la sirven en las gasolineras con cuentagotas y a unos precios prohibitivos, pero no hemos llegado a lo más alto de la torre, al parecer y para paliar la crisis de las FARMACIAS, el gobierno de la nación, con su registrador al frente, ya tiene pensado lo que se va a hacer, a partir del próximo consejo de ministros, la gasolina y sucedáneos, se servirán sólo en las farmacias que hayan sido autorizadas por las autoridades y en frascos de no más de cincuenta centilitros, por supuesto las recetas llevaran los sellos de sanidad, de fomento y del ministerio de trabajo. Los que saltándose estas normas, usen gasolina (o similares) sin los consiguientes permisos, serán obligado a beber la mitad más un tercio del frasco en su poder, el resto será decomisado, para con el, hacer funcionar los coches de la policía y así no llegar tarde a las manifestaciones de niños y así poder repartir algo de leña entre todos, pues al precio que está la electricidad y el gas, ni se puede usar la calefacción ni la catalítica. ¿Sabía usted señor agente que cuando usted, con todas las de la Ley, reparte estopa entre esos niños-hombres, que quisieran hacer del país un país disfrutable y no un campo de batalla, se puede encontrar al hijo de sus entrañas?. Estoy segura de que antes de salir a “repartir” sus jefes no les hablan de eso, pero su señora esposa tendría mucho gusto de ver llegar a esa niña que un día parió y que por sus ideas, por querer un mundo mejor, o tan sólo porque “su chico” la invitó a ir allí, no se señor agente, como lo recibirán esa noche…Medite….Medite. ¿Tú sabías que cuando fuiste a la manifestación, aquel joven que estaba a tú lado, era un profesional del alboroto y que por su trabajo, se estaba llevando un sueldo y que si volvía con sangre, el sueldo era doble? Hace muchos…Muchos años, entramos mi marido y yo en aquel bar, era en la calle Alfonso el Sabio, al mismo tiempo que nosotros, llegaron unos “profesionales” y después de pedir sus cervezas, el encargado hizo el reparto entre todos como buenos hermanos, pero a los cinco minutos, llegó la oveja negra de la familia, se disculpó de haber llegado tarde y fueron sus palabras textuales “compañeros aunque no haya podido ir, espero mi paga, otro día le puede pasar a otro” ¿no? Ante armas tan convincentes, el que hacía el papel de pagador, sacando el sobre de su pechera, “le soltó los dos billetes de cinco mil cada uno” reprochándole haber dejado solos ante el peligro a sus compañeros. Cuando salen las porras a funcionar, a veces se tuercen las cosas, detrás están las balas de goma y cuando no son suficiente, al mando de turno, se le puede ocurrir algo peor. Entiendo que los tiempos son malos y que tenemos que capearlos entre todos, usted señor ministro del interior, se puede cubrir de lodo o de honra, si alguien muere defendiendo su trabajo o sus ideas, no serán ellos los responsables, USTED SERÁ LAS DE LA LEY quien tenga en su conciencia el resultado de lo que a usted se le viene encima y yo entiendo que por no tener una preparación profesional, ni usted ni todos sus compañeros de gobierno, sepan por donde tienen que ir los tiros (nunca mejor dicho) por supuesto, entiendo que el sueldo que le dan, usted se lo gana, pero PIENSE…PIENSE señor ministro…y en estos momentos, estoy escuchando la” tele” y a los que en voz en grito dicen que el pueblo unido jamás será vencido, únanse al pueblo, luchen por sacar adelante a su país, pero miren bien a quien se le puede hacer daño. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario