Páginas vistas en total

domingo, 25 de noviembre de 2012

LA HORA DEL ADIOS

Hoy mi playa, se viste de amargura, mí barca ya no volverá a partir, ayer murieron dos grandes de la pantalla, entre Tony Leblanc y Jota Erre, transcurrió lo mejor de mi juventud. Está claro, que estamos entrando a la recta de llegada de esta generación, uno tras otro, se marchan, se marchan sin despedirse, como si al salir por la puerta falsa, quisieran echarnos en cara, no haber ayudado con nuestro esfuerzo a que el camino que ellos abrieron, se hubiera ensanchado y hasta mejorado, pero las circunstancias, los arribistas, los tragasables del mundo del arte y el hambre de algunos políticos, con grandes tragaderas y pocos escrúpulos, en vez de ayudar a la cultura de un país (el nuestro) la hayamos menospreciado de tal forma, que esta mañana al salir a dar un paseo y a la puerta del ambulatorio, la noche ha dejado un banco para reponer (si es que lo reponen) a los servicios del Ayuntamiento. Y yo, me pregunto. ¿Hasta donde están dispuestos los padres a permitir a sus hijos? cuando yo era una niña, siempre leía un cartel que decía prohibido jugar a la pelota o destrozar las plantas…POR LOS HIJOS, PAGARÁN LOS PADRES. Si, ya sé que los padres no tienen culpa y que bastante se esforzaron por traer hijos al mundo, cuando España los necesitaba. Pero si crías un hijo, en el pack, entra también el hacerlos hombres de bien y con ayuda del gobierno y de los profesores, enseñarlos a respetar lo que a otros cuesta mucho dinero y a ellos sólo les sirve para romper en una noche de borrachera y drogas. No hemos entendido ningún mensaje de los que la vida, nos ha enviado, somos grandes expertos en mensajes guasapp, o en correos electrónicos, hoy la vida se vive a través de los mensajes, pero los que grandes personas nos enviaron tratando de enseñarnos el camino a seguir, esos, los tiramos directamente a la basura y nos reímos de las tonterías de aquellos viejos, con sus locas ideas, pero somos nosotros los que pagamos el daño que un día nos hacemos y dentro de muy poco tiempo, no tendremos dinero para reponer lo roto sin sentido, entonces ¿ quien asfaltará las carreteras, quien repondrá las farolas que de noche nos alumbran, donde dejaremos las basuras…? Esto no tiene arreglo, antes logramos ser alguien, pero…¿ahora quienes somos? Futbol a lo bestia, botellón sin límites, grandes macro fiestas de las que es muy fácil salir y también de que te saquen. Si queríamos esto para nuestros hijos, a fe de Dios, que lo hemos conseguido. Tal vez, cuando ya no tengamos dinero, para poder pagar a los políticos y a sus ayudantes, lleguemos a conseguir vivir una vida mejor, tal vez lo que nos sobre, sea bien estar y vida relajada, a lo mejor un algo de hambre y de meditación, nos ayuden a crear otra nueva forma de vida, no tendremos que pagar la pensión de nadie, cada uno se pagará la suya y si nos quedamos sin trabajo, seremos nuestros propios jefes, no existirán ni haciendas ni gobiernos y quien no se pueda valer por si mismo, o encuentra la ayuda de los demás, o morirá en el empeño. Un cambio muy grande nos está llegando por el camino adelante y tenemos que estar preparados para asimilarlo, por qué dice el refrán, que camarón que se duerme, se lo lleva la corriente y si te atascas en el pasillo de una macro fiesta, tal vez, no puedas salir. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario