Páginas vistas en total

martes, 27 de marzo de 2012

LA NOCHE DEL AMOR

Yo creo que se me nota, cuando hablo de la asociación de Artistas Alicantinos, algo sale desde dentro de mí, que es un sentimiento general, de entre todos mis compañeros, hacia todos mis compañeros, al llegar a la vieja y ya un poco decrépita sede antigua, el saludo se hace unánime, el rumor de los corazones, es audible, hoy hemos llegado algo pronto y nos hemos encontrado saliendo a realizar su trabajo, a un grupo de directivos mandados por Carlos Bermejo y su vértigo, al vernos llegar, se han cambiado los planes y mi marido ha marchado con ellos y Olga se ha quedado haciendo labores de intendencia. La tarde, como cuando torean buenos maestros, prometía, salíamos a saludar en los medios y aprovechábamos para dar la vuelta al ruedo de la exposición, donde sesenta compañeros, se han lucido y no los hemos sacado en hombros, por que algunos, pesan un poco de más y no vas a sacar a unos sí y a otros no, pero si hay que sacar a alguien, yo me pido a Jerónimo, (si mi marido me ayuda) un abrazo para todos y cuando digo para todos, el abrazo, lo doy con el corazón y es para todos, así que sesenta felicitaciones y felicitacionas. MADRE CÓMPRAME UN NEGRO Si la memoria no me falla, corrían los años setenta y de nuevo volvió el Charleston a visitarnos, por supuesto y gracias a Dios, la moda fue efímera, pero se me quedó en la memoria algo que cantaba una cupletista del momento, la canción, tenía su gracia cuando cruzando las manos en las rodillas cantaba…madre, cómprame un negro…cómprame un negro en el bazar….madre, cómprame un negro, cómprame un negro para bailar…que baile Charlestón…y que toque el jazz-band…yo era una niña muy buena y cuando le pedía algo a mi querida madre, ella si podía me lo compraba y los negros en aquella época, se pagaban tan baratos…hasta se decía…ponga un negro en su vida…y habrá alegría en su hogar. Y nunca mordí la mano que un día curó mis heridas. Y nunca he tratado de hacer daño a nadie y si a alguien le he hecho daño sin querer, que me perdone y que sepa que soy y que seré su más humilde servidora, en el bosque a veces unos árboles hacen sombra a otros árboles, pero no es queriendo, cada uno ocupa su espacio…y dijo Jesús a quien quiso lapidar a la Magdalena…EL QUE ESTÉ LIMPIO DE CULPA, QUE LANCE LA PRIMERA PIEDRA. Un abrazo, para todos los que han expuesto y para los que han acudido a arropar a nuestros compañeros y a todos os deseo que seáis siempre felices. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario