Páginas vistas en total

jueves, 13 de septiembre de 2012

CUANDO LAS BARBAS DE TÚ VECINO, VEAS AFEITAR...

Desde luego, los tiempos que corren, no son como para tirar cohetes (aunque algunos, así lo crean) en la Europa de mis amores, la cosa no marcha bien, entre unos y otros, la estamos liando. La culpa la tuvo el tren y sálvese quien pueda. Hasta España y países limítrofes, llegan las pateras como si fueran participantes en una regata, donde la meta, está abierta las veinticuatro horas al día, yo pienso, que las personas y por el hecho de serlo, tendríamos que tener el derecho de dirigir nuestros pasos, allá donde el viento nos lleve. Y no me vale que alguien diga que somos muchos y que todos se quieren venir aquí, hasta hace muy pocos años, éramos los parias de la tierra y desde aquí le tengo que dar las gracias a tantos países que acogieron a nuestros recientes ante pasados. Francia, Alemania, Argentina, Venezuela…y no sigo, por que como dice la canción, la lista de los que amaron, completa no puedo dar, pues siempre nuevos amantes, la pondrán de actualidad. Al parecer hoy se están recibiendo en muchos países a jóvenes españoles sanitarios que han decidido hacer las américas, halla donde les place, o donde son contratados, si ya sé que don Rubalclava, me va a decir, que si los papeles, que si los ilegales…pero yo creo, que no deberían de existir ilegales en ningún sitio del mundo. Otra cosa, sería la cuestión del trabajo y si en un país no hay trabajo y no puede dar protección a las personas, tendrían que existir los medios, para no tener que hacerlos mal vivir, se tendría que poder por razones de humanidad, re direccionarlos hacia donde pudieran encontrar medios para su subsistencia. Y mientras tanto, como vivimos en países libres. Y en la libertad, entra muy bien el libertinaje, nosotros aceptamos de buen grado, que un sub normal, con ínfulas de artista, lleve a la pantalla o a la caja tonta, una película o reportaje, que pueda ofender y ofenda a cualquiera que no sea la santa madre del que inventó la obra. Luego así, nos luce el pelo, los árabes se enfadan y matan algún embajador, luego los americanos se quejan de que les matan a los embajadores y que al precio que están…y se vengarán, claro que se vengarán (y no es para menos). Pero mientras tanto, los chinos de China, se enfadan con los japoneses del Japón, por que al parecer los japoneses se han dado más prisa en comprar las tres islas que los chinos, por lo que los chinos, ya no quieren ser amigos de los japoneses y hasta la guerra, están dispuestos a llegar (y que imagen tan bonita, la de aquella guerrillera, dispuesta a dar su sueldo y su vida a favor de su China querida. Creo que todavía no venden billetes para emigrar a Marte, pero si lo pienso bien ¿para qué? Si no me llega para estarme quieta en mi casa, no creo que a mis ta…y tantos años, esté yo para mandar una caravana de exploradores a ningún otro planeta, pero cuando las barbas de tú vecino, veas afeitar, pon las tuyas a remojar (proverbio árabe) pepaherrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario