Páginas vistas en total

martes, 18 de septiembre de 2012

NO APRECIADOS DIPUTADO@S

Le oí cantar a Alberto Cortez aquella canción tan sentida “cuando un amigo se va, queda un espacio vacío, que no lo puede llenar, la llegada de otro amigo” también he escuchado aquel dicho popular que dice “a rey muerto, rey puesto. La bajeza y la servidumbre de la política, os lleva a tomar por el asalto, el puesto del fallecido, dimitido, finiquitado o desaparecido compañero, al que ayer fuisteis capaces de pasar la lengua por sus zapatos, aunque lo único que consiguieseis con ello, fuera ensuciarlos con vuestras bífidas y mal olientes lenguas. Ella no está, ella se fue, pero detrás queda la nostalgia, de treinta años de calentar la poltrona y de ponerle ovarios a su trabajo y aunque cuentan las malas lenguas…pero yo no he venido aquí, para hablar de las malas lenguas y si fue, no sería tanto como otros…y si fue, el que esté limpio de culpa, que tire la primera piedra. Otros vientos, empiezan a soplar en el PP tal vez, don Alberto, hasta ahora innominado en esta casa, vea la posibilidad de así poder llegar donde nadie llegó, poder subirse a una nube, tal vez, esto no sea nada, o tal vez, doña “Espe” ha dejado de jugar a lo pobre y mañana nos sorprenda con su propio partido, pues de seguir en este, ella ve que va perdiendo cotas de poder, que entre la Sorralla, la “Cospe” y el Gallardón, la van asfixiando en su propio asiento y ella puede con los tres y con algunos más. Pero los vientos que soplan, yo creo que van a ser adversos, para todos los que han participado en este reparto de premios, de los que los perdedores, como siempre, hemos sido el pueblo llano. No quiero hablar de nadie, pero yo me siento, como si entre todos, me hubieran puesto a los pies de los caballos, mientras ellos recogen los frutos (o las sobras) que sus amos les dejan. Y si antes fueron los americanos, de quien tanto se esperaba y dejaron lo que se vio en la película Bien venido Mister Marsall, aquello pasó, esto todavía se está cociendo, pero cuando la pócima haya hervido y el mal olor llegue hasta nuestras antípodas, veremos como alguno de estos bichitos, salen de su escondrijo, para asegurar en cualquier escondite más seguro, lo que con su ímprobo trabajo, hayan podido rapiñar. Si hubiese podido, hubiera escuchado lo que don Rubalclava, les decía a quienes tuvieron la fuerza de voluntad de poderlo escuchar, pero nada más empezar el programa, me pareció estar escuchando un discurso de su eminencia…que más da, pero si ese es el futuro que nos espera… Todas las tardes, se me parte el corazón, veo a ancianos, escarbando en los cubos de la basura y me acuerdo de hace apenas un año, que me sorprendía en gran manera, ver como algunas personas escarbaban en los envases vacíos, en busca de algún resto. Hoy estos comportamientos, son tan normales (y tan necesarios) que ya a nadie asombran. Si nadie nos ayuda, si nadie es capaz de asumir una responsabilidad, tan grande, ora pro nobis. Pepaherrero. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario