Páginas vistas en total

miércoles, 5 de septiembre de 2012

EL RASCADOR

Hoy al llegar a Mercadona, en la puerta, he encontrado al señor que antes vendía los iguales, ahora es la multinacional de los sorteos, (con el debido respeto, por supuesto) como la cosa está tirando para chunga y no me quedaba bastante, para hacer la compra, he decidido jugármelo todo a una carta (bueno, a unas cuantas cartas) y he comprado unos cuantos rascadores, de los que dicen que a veces llevan premio. En el primero, la suerte, me ha sido adversa y me ha dicho que pruebe de nuevo, al rascar el segundo ¡oh! Sorpresa, vale por una Esperanza Aguirre. Mi alegría ha sido grande, pensé, que me darían una muñeca con los rasgos de la susodicha señora y pensé, ¡que bien! Ya tengo para hacerles un regalo a los hermanos Martínez y acto seguido, me dirigí al simpático vendedor, quien haciéndome un trueque, rascador premiado, por un sobre con la imagen de la “Espe” se marchó para atender a la anciana que requería sus servicios. Me metí en el bolso el tan deseado premio y seguí rascando boletos, tres boletos después, tuve la desgracia de conseguir un De Guindos y otros cuatro mas tarde, un Montoro. La cosa empezó a no gustarme, yo me había gastado los veinte Euros que me quedaban, pensando que si sacaba un premio de por lo menos cien Euros, podría pagar el IVA de octubre, de lo consumido en septiembre, pero por lo visto, no iba a tener suerte. Seguí sin descorazonarme y cuando ya se me estaban terminando los rascadores, tuve la suerte de sacar un Rubalclava y que te voy a contar, estaba muy angustiada, me veía sin comida y sin los veinte Euros, que le había guindado a mi marido y ahora, me encuentro con estos pelos. Pero la paciencia es la madre de todas las ciencias y cuando sólo me quedaban dos rascadores y yo ya pensaba que no había nada que rascar, ¡BINGO! Allí, allí estaba con su cara de cordero degollado, como si quisiera pedirme perdón, por todas las fechorías cometidas por ellos. No se preocupe y mire la cosa desde este punto de vista. Si no hubieran sido ustedes, hubieran sido otros y estos otros, serían por lo menos, igual o más incompetentes que ustedes, serían por lo menos, tanto o más chorizos que ustedes y si me aprieta usted un poco, hasta le diría que ahora, si se pudiera podríamos estar peor…al hombre del premio, pareció que la mirada se le alegraba un poco…si todos los españolitos, fueran como usted…pues mire usted, aquí me tiene tan feliz y contenta…pero si no le es inconveniente, me puede decir, si se ha quedado sin los veinte Euros y lo único que ha conseguido, es una colección de fotos de todos nosotros ¿por qué está usted tan feliz y que le va a poner en la mesa a la hora de comer, cuando llegue su marido? Pues mire usted buen hombre, comer, comer…no comeremos, pero nos vamos a reír más…¿se puede saber, por qué se van a reír, si ni siquiera van a tener que comer…? Pues mira Marano(perdón) ahora cuando llegue mi marido, sé que me va a caer una buena bronca, por gastarme los veinte Euros de la comida, pero como es una persona inteligente y además me quiere, cuando se le pase el mal yogurt, las estampas de todos ustedes, las pegaremos en la pared y recordaremos nuestros tiempos de campeones de los dardos. A la Aguirre, le daremos una calificación de cuarenta en el cu…de cincuenta en las teclas, los ojos siempre se califican con no menos de cien. A los otros, les damos valores menores, excepto al Rubalclava, a quien mi marido lo vuelve y se la cla…y a usted compañero, son cien en los hue… y doscientos en el agujero. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario