Páginas vistas en total

sábado, 29 de octubre de 2011

JUSTO...NO JUSTO

Salieron a pasear las dos amigas, Rosa, morena de ojos negros y mirada penetrante y Claudia, rubia, ojos azules y corazón ardiente. Eran las doce de la noche y la cosa, pintaba negra, el tiempo se había cerrado antes de anochecer y una suave llovizna, encharcaba las calles, aunque no hacía frio, el paseo no era agradable. Después de haber hablado de todas las amistades y de cada uno de sus royos, empezaba a pesar el tiempo como una losa, de pronto a Claudia, se le ocurrió la idea. ¿Qué te parece si vamos a ver a Saray que la pobre lo está pasando mal? El Corsa emprendió el camino hacia casa de Saray y aunque la marcha era lenta, el mal tiempo hacía que los conductores, elevaran su concentración a la hora de conducir, el hecho fue fulgurante ¿de dónde salió? Sólo él podría decirlo, sólo oímos el gran frenazo, el rechinar de las ruedas y el golpe cuando sin poderse hacer con el dominio del vehículo, atropelló a aquellas pobres criaturas que siguiendo todas las normas de tráfico, vieron convertirse en chatarra, los coches en los que viajaban. Si tardó poco en acudir la policía municipal, la ambulancia también fue diligente en su trabajo y diez minutos después de sufrido ¿el accidente? Yo no me atrevería a llamarlo así. Creo que en el accidente debe de concurrir solamente un fallo en la maniobra, pero cuando un conductor, sale a la calle dispuesto a burlar todas las normas…Y a ver lo que pasa…Yo que no sé ni entiendo de leyes, le daría otro nombre, pero nunca “accidente” lo cierto es que los que no se llevó la ambulancia, tuvimos que comparecer ante el Juzgado de Instrucción Nº….Donde su Señoría Ilustrísima nos tomó a todos declaración. Todos declaramos la por lo menos imprudencia del conductor, aunque también hubo quien habló de irresponsabilidad. Después de estar más de tres horas, esperando para ser preguntados, se nos permitió regresar a nuestros hogares. Al día siguiente, nos enteramos por el periódico, que el causante del estropicio a las diez de la noche, había sido puesto en “libertad con cargos”. A los siete meses, cual si de parto se tratara, nuestras amigas, recibieron la notificación del servicio común de notificaciones, en la que se les requería para presentarse en aquellas dependencias, o avisándoles de los perjuicios que les podía acarrear el no hacerlo. De común acuerdo y con el miedo metido en el cuerpo, Rosa y Claudia acudieron al letrado del seguro de Rosa, quien tratando de tranquilizar a las chicas, les dijo que no se preocuparan, que sólo era un trámite y solamente les iban a tomar declaración. El miedo atenazaba sus gargantas, nunca se habían visto en un trance como aquel y el día señalado y antes de que fuera la hora señalada, ya estaban paseando sus nervios por la puerta de las dependencias judiciales. Como les dijo el letrado, el tramite fue rápido (y doloroso) tienen que comparecer en el Juzgado de…El día…De el mes de…acompañadas de su letrado para prestar declaración sobre el procedimiento…con el resultado de tres heridos y daños en cuatro vehículos…Y si no vienen…De nuevo la amenaza del si no vienes… ¿No entenderá su Señoría que yo sí que voy a ir, que tengo mucho miedo a lo que pueda pasar y que me preocupa, lo que está sufriendo mi amiga Claudia? El sufrimiento, no terminó aquí, en aquel momento, las dos fuimos emplazadas al juicio que se celebraría el próximo día…Del mes de…Y a las once treinta de la mañana, acompañadas de nuestro abogado. 1ª PARTE
Pepa herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario