Páginas vistas en total

jueves, 27 de octubre de 2011

TECNICAS...

La historia no dirá nada de esta noche de Octubre, si al menos, hubiera sido la noche del próximo sábado, podríamos contar que se cambiará la hora. ¿Pero esta noche…? ¿Pero porqué esta noche no? Mi marido se encuentra con un buen dolor de huesos y yo no tengo muchas ganas de salir, pero…Si todos pensamos lo mismo, esa pobre chica, que va a dar la conferencia, con todo el cariño del mundo, se va a encontrar más sola que la una y eso tampoco es plan. Y sacando fuerzas de flaqueza, nos encontramos subidos en un bus, que no sabemos si nos hará llegar a tiempo, pero Dios es bueno y antes de la hora, ya estábamos en el domicilio de la Asociación dispuestos a aguantar el chaparrón, no el meteorológico precisamente (usted ya me entiende) y empieza la sesión, de entrada, ya nos encontramos con el divino Rafael…Estela que dicho sea de paso, es el verdadero. Con el cariño de siempre nos recibe con un ¡esperad un momento! Y por supuesto que esperamos, cuando el divino Rafael, acaba de atender a la señora que le acompañaba, me trajo un regalo que para mí no tiene precio. Me regaló un precioso dibujo, con el que piensa que me paga el que lo tenga por divino, pero majo, tú con eso no me pagas, ni me puedes pagar con nada, el cariño que mi marido y yo te tenemos, así que a ver si te aplicas el cuento y vienes a vernos alguna vez ¿vale? Unos minutos después, ya se nos está llamando, para que aquella señora, nos hable de LA TECNICA DE LOS GRANDES MAESTROS. Y aquí se acaba la historia. Y la historia empieza aquí. Sentada en la mesa camilla de la Asociación, esa que vemos siempre, sí…Sí…Esa de faldas verdes, pues eso, que allí estaba ella, Doña Joserre Perezgil y se había traído su carita de niña traviesa, como si viniera a tomar el té de las siete treinta de la tarde. Podíamos haber empezado un par de horas antes ¿no? O es que a todos nos supo a poco.
El maestro Bermejo, con su savoir faire, se dirigió a la afición y en rima con su apellido, la presentó con gracejo (el que a él, le caracteriza). Fue breve y aseado en la faena y acertado, cuando dirigiéndose al Señor Poblador, le llamó “el conseguidor” pues si el merito es de él, ¡gracias señor conseguidor, muchas gracias! y vamos al tema, a quien ya la conociese, a lo mejor no le “causó impacto”, pero no todos la conocíamos y hubo muchos, que nada más empezar su alocución la Señora Ponente, perdieron la noción del tema, se les quedó la boca abierta y se les olvidó el titulo de la lección LA TECNICA DE LOS GRANDES MAESTROS. Allí empezó LA TECNICA DE LA GRAN MAESTRA. De dulces modales, de voz clara, de movimientos concisos y con un gran conocimiento del tema, nos hizo descubrir el trabajo de los grandes maestros y de la gran maestra. Gracias Doña Joserre, gracias Don Carlos, gracias Don Juan Antonio, Gracias Don Ramón y a la a.a.a. CHAPEAU.
Pepa herrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario