Páginas vistas en total

miércoles, 2 de enero de 2013

EL SEÑOR ROCA, LA POLÍTICA Y YO

Tal y como se van desgastando las historias, las historias surgen nuevas, si no se renovaran, dejarían de tener interés para los lectores, pero a veces surgen las historias sin historia, las historias que salen de la nada, para en nada convertirse y mientras tanto hacer que la prensa, tenga carnaza para poder dar a sus clientes. Hoy se ha asomado al balcón, el nombre del señor Roca, a quien todo el mundo conoce y con quien todo el mundo, ha tenido muchas citas, el tiempo ha hecho famosa la frase "voy a ver al señor Roca” Al parecer este señor, por la circunstancia que sea, ha decidido dejar de hacer su trabajo, o de trasladarse con sus fabricas a otra parte y al parecer, sus trabajadores no están muy de acuerdo, lo que manifiesta de forma patente y a lo que se niegan diciendo en sus canticos que Roca no se va. Pero ¿Quién lo va a impedir? Yo no tengo el gusto de conocer en persona a tan nombrado señor, pero si a él le apetece irse y no debe nada a nadie, si un día llegó, otro día se puede ir. Yo entiendo que a nadie le guste quedarse sin empleo, pero si el industrial ha cumplido con sus obligaciones y puntualmente, con sus beneficios ha hecho lo que le marca la ley en cuestiones de inversiones en nuevas maquinarias y tantas y todas sus obligaciones, si ha pagado a sus trabajadores y no debe nada al fisco. Si se ha cansado de trabajar o cree que las circunstancias le van a ser adversas. Como no es esclavo de nadie, el día que quiera se puede ir con su música a otra parte. Y no puede haber ni gobernador, ni trabajador, que impedírselo pueda. Otra cosa es si deja deudas, o si no ha cumplido con sus obligaciones, pero en caso contrario…también les queda una solución a los trabajadores en defensa de sus intereses. Que se pongan de acuerdo con el industrial y le compren su empresa y patentes (si es que las tiene) y con el precio del pago, que contraten que no pueda dedicarse al mismo trabajo en otro país, pero no creo que este señor (o sus descendientes lo acepten) pero lo que si que está meridianamente claro, es que el industrial no es esclavo de nadie, ni de los empleados (que siempre han defendido sus derechos) ni del gobierno, al que al parecer ni le ha importado ni le importa, que el tal señor Roca, haga de su capa un sayo. Pero lo triste de este asunto, es que el camino del señor Roca, antes lo han hecho otros industriales y después lo irán haciendo los pocos que van quedando y que en realidad eran los que llevaban adelante, la economía del país. Estos gobiernos puestos por nuestros votos y no por su saber, ahora lloran su ineptitud y tratan de echar las culpas a todo el mundo, desde los jubilados, hasta los industriales que se quieren ir con la música a otra parte, pero también a los jóvenes estudiantes, que han bebido en la fuente de nuestras Universidades, y ahora se tienen que ir a descubrir otras tierras donde puedan ser de utilidad y paguen lo que a todos nos ha costado tanto conseguir. Mientras tanto nuestros políticos, se miran el ombligo y presumen de lo listos que son, sólo que su enemigo el tiempo, los va poniendo en su sitio y cada vez se van descubriendo más su poco saber, sus pocas ganas de ayudar a un pueblo a salir adelante y su desproporcionado afán por llevarse lo poco que queda para luchar contra el desastre que estamos viviendo, por culpa de corruptos, de ignorantes y de salva patrias.pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario