Páginas vistas en total

jueves, 17 de enero de 2013

LA NOCHE DE LA GLORIA

Era la noche de aquel diez y siete de Enero, no repicaron las campanas, no se abrieron los cielos para que sonaran sus trompetas haciendo el anuncio del evento, sí que es verdad que todos habíamos puesto nuestra ilusión, todos los días no se puede exponer en la Lonja del Pescado, pero el trabajo bien hecho de la junta directiva y en especial de Poblador y Bermejo, se había consolidado, luego, todo fue cuestión de los socios, quienes todos a una, se volcaron con todo su afán, por estar presentes y ser de la partida, partida que cuando llegábamos en el Xsara Picasso, al parking vecino, ya sabíamos que estaba ganada. Aquello, en vez de ser una inauguración de artistas de la asociación, más bien parecía el Museo del Prado, en sus mejores momentos, las personas tuvieron que esperar turno para poder entrar y ya dentro de la sala, los corros a la espera de la apertura de la sala, fueron haciéndose mayores por momentos, hasta hubo quien dijo que a lo mejor era peligroso, que la sala recibiera tanta gente. ¡Sí, sí! Ya sé, que puede parecer exagerado, o quizá, pretencioso, pero lo cierto y verdad, es que nosotros mismos nos vimos sorprendidos y superados. ¡No!. No diré, pues estoy segura que me quedaría corta, la cantidad de personas que llenaron aquella gran sala, eso se lo dejo a Don Carlos Bermejo, que puede hacer la estimación, con más exactitud que yo, pero a sabiendas que su ego, se llenó hasta la bandera, no creo tampoco que su orgullo, fuera mucho mayor que el de cualquier socio de la ASOCIACIÓN DE ARTISTAS ALICANTINOS. Por atender a los muchos amigos que vinieron a mí invitación y por estar el cuadro que yo expuse (con toda modestia y que me perdonen los Pintores) llegamos hasta el fondo de la sala y cuando quisimos salir para escuchar las palabras de las autoridades y de nuestro presidente, ya nos fue imposible. El tapón que se hizo en la zona de presentaciones, nos impidió salir a escuchar sus alocuciones, lo que mal hicimos desde donde nos tocó estar, pero creo que en el tiempo que el edificio está dedicado a servir de sala de exposiciones, nunca ha estado ni más ni mejor representado. Después de escuchar a aquellas sorprendidas autoridades, que pese a conocer a la asociación, nunca llegaron a pensar en encontrarse con lo que allí se encontraron, creo que a partir de ahora tal vez piensen que vale la pena, toda la ayuda que nos puedan prestar y amor, con amor se paga, aquel día recibieron aplausos bien ganados, las autoridades y la junta directiva y nosotros los pobres mortales de a pie, también nos pareció percibir el olor de la gloria. Así que ánimo y a no desfallecer, que todos juntos, cada vez podemos más. Y lo único que me queda por pedir, es que desde aquí, desde mi modesto blog, nos unamos todos los socios en el fuerte abrazo que todos los días nos damos y así, nos pueda ver todo el pueblo alicantino. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario