Páginas vistas en total

sábado, 12 de enero de 2013

NOLT, CARROÑERO Y LA PÍA

Cuando el gran maestro llegó a su academia, hizo formar a todos los alumnos, la PÍA le había encargado una peligrosa misión, de la que sólo podía salir vencedor, el mejor de sus agentes, Don Jaime Bueno, fue el primero de los agentes secretos con permiso para matar, luego los años pasaron raudos y hoy sólo le queda una paga de nada y para poder subsistir, ha tenido que montar la primera academia de espías (o para mejor decirlo, de agentes especiales, con permiso, para cantar). Al agente Carroñero, le extrañó que no lo eligiera a él directamente, él sabía que entre todos los que habían asistido a los cursos de Don Jaime y durante todos los tiempos, él era el mejor. Pero Don Jaime ya se estaba haciendo mayor y temía que por saltarse el protocolo, le pudieran retirar su licencia de trabajo. Al sólo objeto de ver el curriculum de todos los agentes, los mandó quitarse la ropa, la prueba fue tajante y el agente Carroñero, por méritos propios, se ganó el honor de tener que ir en misión especial, a las Islas de Cubatas. La noche (casi madrugada) era infernal, altas olas de casi dos metros, hacían imposible la navegación de la patera AK-222-GAR. Pero sus tripulantes ya eran marinos de reconocido prestigio, hasta uno de ellos, se cuenta que ayudaron a hundir el Prestige de infausto recuerdo en el país fronterizo. Pero a la hora prevista y con viento en popa de casi dos nudos, avistaron los temibles acantilados de Isla Pedorra, la capital del archipiélago de Islas Cubatas. El último problema para que Carroñero llegara sin novedad, lo resolvió el cabo primero de pateras Camilo Soplagaitas, cuando vieron que el flotador que tenía que llevar al agente hasta la playa, estaba deshinchado y pensaron en suspender la misión, el Cabo Soplagaitas, después de hacer varias ecuaciones, consideró que podía ser factible y quitándole el tapón del culo al flotador y con gran esfuerzo, sopla que te sopla, consiguió llenar de aire al indispensable artilugio. Cuando por fin consiguieron ajustar a la cintura del agente su salvavidas y después de las oraciones de rigor, por parte del capellán de la misión, dieron suelta al bravo agente y aunque al principio se vio bajar de la superficie marina hasta casi el fondo del mar (Matarile, rile, rón) al poco lo vieron aparecer con un besugo en la boca, (pero apareció). La tripulación de la patera AK-222-GAR, después de dar varios gritos de ¡!!HURRA!!! Que por cierto, despertaron a la mitad de los aduaneros de Isla Pedorra, pero como no era hora de trabajo, pronto volvieron a sus sueños. El agente Carroñero, hizo brillar su linterna de última generación, (comprada en la tienda de los chinos de enfrente de la academia de don Jaime Bueno). Los agentes de la oposición estaban atentos a la jugada y preparados para la huida en su Citroën dos caballos y burro. Pero en la Isla, nadie da un solo paso, sin que “el comandante” se entere. “el comandante” mando pinchar la rueda derecha del lujoso automóvil y cuando a los mandos del bólido, el agente Carroñero quiso controlar la situación, ya era tarde…muy tarde. En la noticia necrológica, se acusaba a Carroñero de delitos que no pudo cometer, (se los había dejado en el reino de Nolt, pero resultó culpable y ahora purga su pena, en er penal de Chinchilla…o bueno en no sé dónde, adonde fue condenado a cumplir cinco horas y tres minutos, luego las amistades, después de muchos pactos y muchos sobornos, consiguieron que la condena fuera rebajada. Eso sí, tendrá que pasar por el nuevo examen para conseguir de nuevo el carnet de conducir…que aquí en Nolt, no nos andamos con chinitos. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario