Páginas vistas en total

domingo, 20 de enero de 2013

OJO, VISTA Y AL TORO

Como es normal, de las pequeñas cosas que ocurren en el transcurso de la vida, casi nadie se da cuenta y luego, pasa lo que pasa. Al parecer, el Bárcenas ese, quiso montar un negocio por todo lo alto y con poca inversión y con mucha cara, contrató a unos cuantos ganapanes, que aunque estaban montados en la moto, no sabían cómo hacerla funcionar, él maestro de música diplomado, les enseño a escuchar las suaves notas de los billetes de quinientos amontonados y recibidos en casa todos los meses. Al parecer, ninguno de los receptores, le dieron importancia al hecho…déjalos por ahí. Como tenían tanto trabajo y eran tan honrados, no tuvieron tiempo de mirar lo que cada mes, les traía el rey Luis, esto será lo normal, pensaron otros, pero como aquello era pecata minuta, nadie hizo caso, los paquetes se quedaron olvidados en las casas de aquellos honrados dirigentes, tal vez, para lo único que sirvieron, fue para que los niños de la casa, tuvieran un juguete para jugar, sin molestar el trabajo extra, que sus papás se llevaban a casa. Los honrados dirigentes, fueron prosperando en la vida, las entregas mensuales, fueron creciendo, la alegría de los próceres, iba en aumento al ver lo bien considerados que estaban por el verdadero jefe de la empresa. Los domingos y fiestas de guardar, no faltaban a misa y allí de rodillas, agradecían al Dios de los políticos lo bien que los trataba y rezaban sus oraciones…señor del gran poder, tú que cuidas de nosotros, danos el pan de cada día y no nos dejes caer en la tentación, nosotros te juramos que seguiremos viniendo a verte sufrir en tú cruz y si un día necesitas pan, no nos lo pidas a nosotros, que mira por la crisis que estamos pasando… Se cuenta, se dice, se comenta, que este deporte, lo inventó el tal Aznar, aquel que en su tiempo, puso las botas encima de la mesa de aquel dirigente americano y entrambos decidieron hacerle la guerra al Pakistán, aunque yo no me lo creo, según aquellos espías de la TIA, como no sabía ni una palabra de inglés y el spaninglis tampoco era lo suyo, después de mandar a un limpiabotas a limpiarle los zapatos, decidieron mandarlo de vuelta a su país y allí se acabó su historia. Hoy once años después, la gente se ha empeñado en desenterrar al muerto y como si a todos los dirigentes de todos los partidos, les hubiese salido un grano en el…cheque, todos niegan la mayor, nadie es culpable, todos buscan al chivo expiatorio, que los salve de la quema, pero cuando yo era joven, sin salir de casa, todos sabíamos los días que fertilizaban los campos y aquel olor, hoy se huele cada día más en toda España y aunque sólo salen a la calle los cuatro que hacen más bulto, un día ya será insoportable y al carro de la basura y a todos los que van dentro, los tiraremos al basurero, que es donde por derecho les corresponde estar y a mí que no me vengan con el cuento, de que todos son corruptos menos yo y si hacéis memoria todos los que sois, os acordareis que aquellos fajos de billetes con los que jugaban los niños y que luego os sacaron de aquellos problemas, no los ganasteis trabajando, ni los ganaron vuestras señoras…limpiando, aquello no era dinero limpio, ni antes ni ahora (aunque ya haya prescrito) pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario