Páginas vistas en total

viernes, 11 de enero de 2013

LA SEDICIÓN EN BANDEJA

Hoy se habla de la independencia de Cataluña y se escucha el rebuznar de algunos politiquillos de aquella comunidad autonómica, alcaldes y similares, (pero ojo, sólo de algunos) ellos piensan que están en su derecho, pero no hay ninguna Ley que les permita comportarse como lo que pretenden ser. Lo malo es que luego dirán que ellos no sabían que era delito. En una entrevista hecha al alcalde de Gallifa, importante ciudad Catalana. Y por supuesto no menos importante alcalde. Al parecer, este señor y otros muchos de la comunidad nombrada, ignoran lo que es el delito de sedición. El articulo quinientos cuarenta y cuatro del Código Penal dice bien claro y sin lugar a dudas, que comete delito de sedición, quien sin estar comprendido en el delito de rebelión, se alce tumultuariamente, para impedir por la fuerza o fuera de la legalidad, la aplicación de las Leyes…luego si seguimos leyendo el citado código penal, en el artículo quinientos cuarenta y cinco, se condena a los que cometan tal delito con la pena de ocho a diez años de prisión. Y si son personas constituidas en autoridades, la pena será de diez a quince años, además de la inhabilitación por el mismo tiempo. Yo no sé en qué libros estos sediciosos señores leen las Leyes, pero al parecer es en los anticódigos de todas las especies, incluida la anticonstitución, pero lo que más me asombra, es la forma de proceder de nuestro gobierno. A lo más que ha llegado, es a decir soto-voce, que el gobierno tiene los mecanismos para actuar contra estos individuos y mientras tanto, las gentes de a píe, no sabemos a qué carta quedarnos. ¿Tienen razón estos independentistas? ¿Y si no la tienen, por qué se les da alas para qué sigan haciendo de sus capas sayos?. ¿Con esto demuestran algo? ¿Tal vez la comprensión de los mandamases con los otros mandamases? Yo no sé si se puede aplicar en estos casos la Ley que dice que cuando el funcionario pone (o no pone) una resolución, comete delito de Prevaricación. Yo no sé a quién le correspondería, la Jurisdicción, pero lo que no llegaré a entender nunca, es como unos desarrapados, pueden tener en vilo a todo un país. A todo esto, pienso que existen los medios de llegar a conseguir cambiar cualquier cosa, que el pueblo entero y de común acuerdo, por mayoría absoluta quiera cambiar, lo demás es darle vueltas a una noria que no debería dar vueltas por tener su eje roto. El querer ser prudentes, no implica demostrar cobardía, por el contrario, la prudencia debe de ir unida a un convencimiento de lo que se hace y defender el criterio propio por encima de lo que pida quien no tiene razón. Yo creo, que en Cataluña, habrá quien quiera la segregación y también quien no la quiera, pero al parecer, gritan más los que buscan algún interés espurio. Y a su vez, se dedican a sojuzgar a los que ni gritan ni necesitan salva patrias de esas características. A mí no me sirve el que quieran aducir motivos históricos, pero si por lo legal, consiguen sus objetivos, si todos los españoles están de acuerdo con la segregación de Cataluña, de Madrid, o como sucedió en los Balcanes, quieren promover una guerra para así controlar un poco más la natalidad, repito, si eso es lo que queremos todos los españoles, hágase nuestra voluntad. pepaherrero

No hay comentarios:

Publicar un comentario